DIFUNDA ESTA PÁGINA.

martes, 9 de diciembre de 2014

Reflexiones y temáticas libertarias…







El quiebre cultural,
por Max Colodro.


Se suponía que este cambio de Gabinete no iba a ser ‘pauteado’ por nada ni por nadie; que la Mandatario escogería sin interferencias el cómo, los quiénes y el cuándo.


Resultó exactamente al revés: la prensa lo anuncia todos los días, los dirigentes del oficialismo lo imploran en voz alta y las últimas encuestas lo hicieron inevitable. Es decir, lo que en un régimen Presidencialista es, por definición, una señal de autoridad, se convirtió ya en lo contrario: un pie forzado.


La Presidente Michelle Bachelet se encuentra ahora prisionera de una decisión a destiempo, sometida a las urgencias de un deterioro político que la está arrastrando también a ella en la rodada, en una marea sinuosa de pérdida de credibilidad”.


Bachelet pasó en un breve lapso a ser una Presidente a la que medio país no le tiene confianza y considera ‘lejana’, mientras las reformas emblemáticas de su administración se vuelven día a día más impopulares.


Así, la crónica de este cambio de Gabinete anunciado ha terminado por imponerse en un momento de extrema perplejidad, cuando los márgenes de maniobra son reducidos, en el breve lapso de tiempo en que el Gobierno puso el acelerador a fondo para intentar sacar sus proyectos en trámite antes del 31 de enero.


Pero la inestabilidad que hoy ronda al Gabinete está siendo provocada por otro desfase, mucho más complejo y que toca el contenido mismo de las reformas. Se está recién Legislando sobre el primer proyecto de la reforma educacional. Queda todavía por delante un mar de iniciativas de enorme envergadura, y las divergencias de fondo no logran disiparse, ni siquiera al interior de la coalición Gobernante.


La Moneda y el oficialismo se encuentran, en rigor, sin una explicación clara sobre las causas de su deterioro político. Se culpa a reformas ‘buenas, pero mal explicadas’, lo que convirtió al Gabinete en la causa del problema. Este sería un asunto de ‘trabajar más y mejor’, no el de un quiebre que ahora asoma entre un sector relevante del país y la naturaleza de las transformaciones en curso. Mejor así, porque será mucho más fácil cambiar Ministros que enfoques, personas, y no una oferta política que hoy comienza a mostrar un serio error de diagnóstico sobre lo que es en la actualidad la sociedad chilena y a lo que aspira.


De tanto escuchar a la calle, se olvidaron de la vereda, de esa inmensa mayoría que no marcha, sino que se desplaza todos los días en silencio a su trabajo, su escuela y su universidad”.


En los hechos, es contra el sentido común de esa vereda con lo que están chocando ahora las reformas, y ese problema no se arregla con un cambio de Gabinete. Se requiere de otra cosa: algo para lo que probablemente ya no existe tiempo, y que supondría pagar costos políticos abismantes.


Las encuestas de esta semana muestran con claridad que la clase media arranca en todas direcciones, que el país al que un sector del oficialismo quería lanzar por la borda tiene arraigos impensados en segmentos importantes de la población. Y sobre lo que eso implica ya no hay, a estas alturas, cómo rectificar. Lo único que queda es esperar, y en lo único que se puede confiar es en un cambio de Gabinete.


Desfile de quejumbrosos,
por Joaquín García Huidobro.


En los últimos meses, Chile parece haberse llenado de gente quejumbrosa. No solo están los devotos de la Nueva Mayoría, que se lamentan constantemente de la incapacidad Gubernativa a la hora de hacernos ver a los chilenos, tan escasos de luces, las maravillas de las reformas que nos proponen. También en la oposición y en los ciudadanos de a pie se ha expandido un estado de ánimo depresivo, propio de quien ve que le están pasando varias aplanadoras por encima y no puede hacer nada.


El pesimismo oficialista es muy fácil de curar. De hecho, parece que la Presidente va a sustituir a varios Intendentes, y con eso quedarán resueltos todos los problemas de la Nueva Mayoría. Si no lo sabían, ellos son los culpables de que los chilenos todavía no aplaudamos la reforma educacional, la tributaria, la Constitucional, la laboral, y todas las que se nos vienen encima.


En cambio, el pesimismo de los otros parece injustificado y muy revelador de una actitud política profundamente equivocada.


Mucha gente dice hoy: "No podemos hacer nada". Pero lo que en realidad están pensando es: "Los empleados (Parlamentarios) que elegí para que me representaran en el Congreso no pueden hacer gran cosa porque son minoría". Este razonamiento es muy poco afortunado: parece más propio de un consumidor que de un ciudadano. Supone que somos meros espectadores del juego político, un juego que realizan los Diputados y Senadores a nombre nuestro, y no partícipes activos del mismo. Esto es un error profundo, porque en política no nos limitamos a expresar preferencias, sino que podemos influir en la marcha de la sociedad.


La democracia es un método eficaz para deshacernos de los malos Gobiernos sin derramamiento de sangre. Parece una cosa sencilla, pero significa un avance prodigioso en la historia humana. Quienes piensan que están bajo un Gobierno poco dotado, no necesitan vestirse de verde oliva ni organizar conspiraciones de dudosa legitimidad. Simplemente deben convencer a la mayoría de los chilenos para que cambien su voto en las próximas elecciones. Estas cosas parecen trivialidades, pero a veces uno tiene la impresión de que se olvidan.


Así, por ejemplo, en vez de gastar energías en conseguir la buena voluntad de Amplitud, sería más rentable que los partidos de centroderecha se concentraran en la próxima elección Municipal (2016), una instancia donde Amplitud tiene poco que decir. Negociar con un grupo que "quizá" podría llegar a ser un grupo político influyente puede ser una manera de insuflarle vida. Si Amplitud logra pasar la dura prueba de las elecciones, entonces será el momento de que RN y la UDI negocien con ella, pero sobre una base real. Hasta ahora, lo que sabemos de sus Parlamentarios es que obtuvieron sus votaciones cuando pertenecían a RN. Lo demás son suposiciones.


Pero la tarea de ganar las elecciones Municipales de 2016 y las Presidenciales de 2017 no pesa solo sobre un par de partidos y sus Presidentes. Ella recae sobre todos y cada uno de los ciudadanos que se quejan el domingo a la hora de almuerzo sobre "lo mal que están las cosas", "la arrogancia de la Nueva Mayoría" y "la gran oportunidad que perdió Chile". La democracia pone al alcance de la mano de los ciudadanos un enorme poder, pero al mismo tiempo permite conocer dónde está el corazón de la gente, qué es lo que realmente le interesa.


Para saber si una persona está realmente interesada en que el próximo Gobierno sea distinto, basta con preguntarle: "¿Cuánto tiempo o dinero va a invertir para conseguir ese objetivo?". Uno quiere de verdad las cosas en las que está dispuesto a invertir su tiempo o su plata, lo demás son cuentos. Si juega Peñarol con Panathinaikos, voy por los uruguayos, pero como no estoy dispuesto a gastar dos horas de mi tiempo en ver el partido, no puedo decir que de verdad me interesa. Tengo solo una vaga simpatía.


Decir que uno está angustiado por el futuro de Chile, pero que no está dispuesto a ser candidato a Concejal, ni a ir a un encuentro en defensa de la libertad de educación, ni a donar plata a una ONG que le parece bien inspirada, ni a trabajar por su candidato, ni a apoyarlo económicamente, ni a hacer nada que signifique un esfuerzo real, es tanto como poner al futuro de Chile al nivel de mi simpatía por Peñarol: una afinidad meramente emotiva que no influye en mi conducta ni me supone el más mínimo esfuerzo. En un contexto así, ni las lágrimas que se derramen ni las quejas de los plañideros pueden valer demasiado.


Encuestas ominosas,
por Axel Buchheister.


El oficialismo tuvo su miércoles negro con las encuestas CEP y Adimark. No vale la pena entrar al detalle de las cifras -pues han sido ampliamente difundidas-, pero basta mencionar el magro 38% de aprobación de la Presidente, el peor nivel que ha tenido en ambos mandatos. A eso se suma la fuerte merma en los atributos “confianza” y “cercanía”, que hacen a la esencia de ella como personaje político.


Conclusión: que no es incombustible. Asimismo, que nadie puede provocar a la larga confianza y sensación de cercanía, si siempre “pasa” ante las preguntas complejas y elude los temas espinudos. Porque la gente es racional, y quien nada dice más bien termina generando desconfianza. Al cabo, se confía más en los asertivos, pues se sabe para dónde van, aunque corran más riesgos al definirse.


Los resultados de las dos encuestas pintan un panorama ominoso para la Presidente, el Gobierno y la Nueva Mayoría. Pero no sólo para ellos, sino que también para la Alianza, que tiene una valoración positiva de apenas 16% y 44% de rechazo. Sin embargo, la mayor amenaza proviene del 50% de aprobación de Marco Enríquez-Ominami, compartiendo prácticamente el segundo lugar con Isabel Allende (49%, pero con menos rechazo). En efecto, si la caída del Gobierno proviene de la resistencia a las reformas, ya que la gente se ha dado cuenta de los costos de los mayores impuestos y que le están quitando la libertad para elegir dónde educar a sus hijos, lo lógico sería un vuelco hacia quienes representan lo contrario: menos impuestos y libertad de enseñanza; y eso debería ser la centroderecha. Pero no, miran hacia un personaje que es más disruptivo aún en sus propuestas. Los chilenos, descontentos por razones de fondo con algunos planteamientos, lejos de buscar opciones entre los que tienen mejores respuestas, se dejan otra vez seducir por personalidades atractivas, sin que el resto importe mucho. Algo contradictorio y preocupante.


Se dice que la causa del rechazo a la Alianza estaría en la táctica de oponerse a todo. Que se necesita un giro y en vez de oponerse hay que salir con propuestas alternativas propias. El diagnóstico es raro, porque si el ciudadano está descontento con lo que se está haciendo, incluso protestando en la calle, como ocurre con la reforma educacional, ¿por qué le iban a molestar los partidos que se oponen a ello? Además, la tesis de las propuestas alternativas, más que oponerse, es antigua y nunca ha dado resultado, porque en nuestro sistema político el debate gira en torno a lo que plantea el Gobierno y lo que propongan otros cae en el vacío. Lo cierto es que el rol de la “oposición” es “oponerse”, sobre todo si los cambios que se pretenden son contrarios a sus principios básicos.


El desafío está en tener capacidad política para transmitir al ciudadano que oponerse tiene por objeto defenderlo de propuestas que son contrarias a sus intereses y que saldrá perjudicado si no se hace. Algo que se dificulta cuando la gente ni siquiera tiene claro que el sector representa ideas como la libertad de enseñanza. El costo de haber abandonado la defensa clara de los principios.


Educación técnica Estatal.


La Presidente de la República firmó el proyecto de Ley que busca crear 15 centros de formación técnica Estatales, medida que forma parte de sus compromisos de campaña. La Mandatario justificó la necesidad de estos centros porque “Chile tiene una deuda pública con la educación técnica (…) A muchos jóvenes que quieren seguir una formación técnica de calidad les pasa que no cuentan con las carreras pertinentes, o la calidad no es la que corresponde”.


Para el país resulta una apuesta estratégica relevante promover la educación técnico-profesional como una alternativa de desarrollo profesional, considerando que diversos estudios muestran que se requerirán cientos de miles de técnicos en los próximos años. Sin embargo, resulta discutible la necesidad de que el Estado invierta cuantiosos fondos Fiscales en el desarrollo de estos nuevos centros, considerando la abundante oferta de  institutos profesionales y centros de formación técnica que ya existen que, en conjunto, suman más de 400 mil estudiantes. No hay, por tanto, un déficit de instituciones que provean este tipo de educación, por lo que el Estado podría hacer una contribución más eficiente ampliando las becas y créditos para aquellos jóvenes que aspiren a este tipo de formación, y creando nuevas facilidades para que las empresas puedan capacitar a sus trabajadores.


La iniciativa del Gobierno tampoco abunda en el tipo de carreras que se pretenden dictar, aludiendo a la “realidad de cada Región”. Es aventurado suponer que el Estado cuenta con la capacidad para detectar y anticiparse a las necesidades del mercado, pues la realidad económica de cada Región es cambiante y por tanto resulta discutible la conveniencia de crear técnicos con un sello “Regional”. Es iluso suponer que por el solo hecho de tratarse de entidades Estatales gozarán de una calidad académica superior, existiendo el riesgo de que se creen instituciones con privilegios especiales respecto de sus contrapartes privadas.


Razones para el impacto de una encuesta.


Se ha vuelto a confirmar la credibilidad e influencia de que goza la encuesta del Centro de Estudios Públicos. Pese a los severos desaciertos en sus mediciones electorales del año pasado -producto de la incertidumbre que introdujo el voto voluntario y de algunas prácticas metodológicas ahora corregidas-, la serie permanente de sondeos que viene realizándose por casi tres décadas ha mostrado ser fidedigno registro de las percepciones de los chilenos. El impacto que esta vez han tenido sus resultados se explica tanto por esa confiabilidad como por la magnitud de lo que ellos muestran: un grave deterioro en el capital político de la Presidente Bachelet, principal activo de la coalición que sustenta a su Gobierno.


El punto resulta crítico por las características de la actual administración. Elegida con un apoyo abrumador, la Mandatario conformó su Gabinete con prescindencia de los partidos, pero este -dado el escaso peso político y corta trayectoria de muchos de sus integrantes- se ha mostrado incapaz de blindarla frente al descontento que provocan diversas áreas de la gestión Gubernamental. En cambio, ya repetidas veces ha debido ella bajar al incómodo terreno de la contingencia y pagar los costos de aquello, incluso viendo cómo algunos de sus Ministros registran (en otros sondeos) mayores niveles de aprobación que los de la propia Jefe de Estado, tal como ya lo sufriera su antecesor.


Los números de esta semana confirman la existencia de un profundo divorcio entre la ciudadanía y la agenda que impulsa el Gobierno. Esta ha intentado hacerse cargo de transversales demandas por reducir las desigualdades y mejorar la calidad de la educación, pero lo ha hecho de un modo signado por la ideología, atendiendo antes a las consignas que a la búsqueda de soluciones eficaces; peor aún, las iniciativas más emblemáticas de la administración han traído incertidumbre a los agentes económicos y puesto en duda valores históricamente compartidos, como el de la libertad de enseñanza. Es eso, y no un mero déficit comunicacional o el efecto de hipotéticas campañas del terror, lo que explica la caída en la evaluación del Gobierno. Así lo entienden las figuras más lúcidas del oficialismo, que llevan tiempo advirtiendo los riesgos de este alejamiento del sentido común -aquel que caracteriza a la amplia clase media- y el error que supone identificar ciudadanía con "calle". No se trata -como creyó algún Parlamentario de la izquierda- de que el problema de la Nueva Mayoría sea la DC o un sector de ese partido: como bien lo ha admitido el Senador PPD Lagos Weber, el problema más bien han sido quienes, levantando un discurso maximalista, presionan por radicalizar aún más la agenda.


Interpretaciones equívocas.


Los números de la CEP entregan abundante prueba al respecto, por ejemplo, al identificar los problemas más acuciantes para los chilenos y la mínima relevancia que estos asignan al cambio Constitucional. Por lo mismo, puede parecer paradójico que, al evaluar figuras públicas, los encuestados sitúen en el primer lugar a Marco Enríquez-Ominami, quien representa precisamente el referido discurso radical. Pero la contradicción es solo aparente. Desde luego, no cabe leer en clave electoral la expresión de simpatía hacia quien ha tenido alta presencia mediática, pero sin ser sometido al riguroso examen propio de los tiempos de campaña en materias como, por ejemplo, su posición frente a los abusos del régimen venezolano o el reclamo boliviano por mar. Prueba de lo erróneo de confundir esta evaluación con una predicción electoral es que figuras que ocupaban destacado lugar en este listado hasta poco antes de los últimos comicios Parlamentarios sufrieron luego sonadas derrotas.


Por cierto, la simpatía hacia Enríquez-Ominami, sumada a otros resultados de la encuesta, sí puede ser indicativa de un cuestionamiento general a la política, el cual golpea de modo directo a las dos grandes coaliciones. Con todo, pese a que dicho cuestionamiento se ha arrastrado en el tiempo, hasta ahora, cada vez que ha llegado la hora de votar, la ciudadanía se ha inclinado abrumadoramente por figuras de tales conglomerados.


¿Cambio de Gabinete o de rumbo?


El complejo escenario ratificado por la CEP ha relevado el debate sobre un cambio de Gabinete y la creencia de que este traería alivio al Gobierno. Hay, sin embargo, simplismo en tal análisis. Precisamente por las características de esta administración, definida en grado extremo por la figura de la Presidente, resulta crucial la percepción ciudadana sobre un compromiso real de la Mandatario con un cambio de rumbo. Hasta ahora, sus intervenciones llamando al diálogo entre los sectores políticos y a la colaboración público privada no han tenido ese efecto, pues no se las ha visto traducidas en hechos concretos. En contraste, siguen abundando los anuncios de cambios en los más distintos ámbitos, más allá de las capacidades de cualquier Gobierno para administrarlos, y la propia Jefe de Estado insiste en plantear la supuesta inevitabilidad de las reformas, cual si la disposición oficial de "dialogar para avanzar" involucrara una exigencia de sumarse a las posturas del Ejecutivo antes que un verdadero ánimo por buscar acuerdos.


Más que el eventual cambio de Gabinete, es la posibilidad de esa necesaria corrección de rumbos la verdadera incógnita del actual escenario político.


Inhabilidad por acusación Constitucional.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos notificó a Chile que se dio inicio a un procedimiento a raíz de la denuncia interpuesta por la ex Ministro de Educación Yasna Provoste, quien fue destituida por el Senado en 2008 al acoger una acusación Constitucional aprobada por la Cámara de Diputados, quedando sujeta a la inhabilidad que establece la Constitución que le impidió desempeñar cualquier función pública, fuere o no de elección popular, por cinco años. Según la denunciante, esto último es contrario a la carta interamericana de derechos humanos, ya que constituye una pena improcedente y que no fue impuesta como consecuencia de un debido proceso, por lo que pide que declare que debe ser eliminada de la Constitución.


Frente a ello, se ha especulado cuál será la posición que adoptará el Gobierno, que tiene que emitir ahora su parecer ante la Comisión, cuando la Presidente Bachelet siempre manifestó su apoyo a quien era su Ministro al momento de la destitución durante su primer Gobierno. Al respecto, más allá de las visiones políticas que se tengan, no cabe duda que el deber del Gobierno es defender la institucionalidad frente al requerimiento que se ha formulado. No corresponde que a propósito del rol protector de los derechos humanos, un organismo internacional dé pautas sobre el régimen institucional de nuestro país. No defender la institucionalidad equivaldría buscar apoyos foráneos para imponer cambios a la Constitución.


Por otra parte, este caso ha abierto un debate sobre si se justifica la referida inhabilidad, en particular por su extensión. Desde luego, es importante recordar que el origen de la inhabilidad fue la experiencia que se vivió en otras épocas, en que el Presidente cada vez que el Congreso destituía a un Ministro, respondía designándolo en otra cartera, frustrando la resolución adoptada. Además, hay que considerar que la declaración que hace el Congreso envuelve una constatación que se ha incurrido en conductas graves, como por ejemplo, el notable abandono de deberes, el quebrantamiento del ordenamiento jurídico o dejar sin ejecución las Leyes, según los casos y distintas autoridades, por lo que la mera destitución no parece suficiente, si el culpable puede pasar de inmediato a otra función pública. Es necesario que tal declaración tenga efectos que den cuenta de la gravedad de la situación, para inhibir que acontezcan hechos como los mencionados. Atribuirle mayores efectos, induce también a que las atribuciones que la Constitución entrega a ambas Cámaras sean ejercidas con especial mesura y fundamento. Por el contrario, al no haber más consecuencias, se corre el riesgo de que sean utilizadas en forma superficial y frecuente, lo que tampoco es pertinente.


Lo anterior no es obstáculo para revisar si acaso el plazo resulta muy extenso, debiendo la inhabilidad satisfacer, en todo caso, su fundamento original: impedir que se burle lo resuelto por el Congreso. En este sentido, no es contradictorio eliminarla para cargos de elección popular, ya que en democracia el juicio último corresponde siempre a los votantes.


Venezuela en riesgo.


María Corina Machado es una combatiente por la libertad y la democracia en Venezuela, reconocida por su valor para enfrentarse al régimen. En 2004 hizo campaña por el referéndum revocatorio contra Hugo Chávez. Elegida como la Diputado más votada, fue despojada de su escaño en marzo, por participar en la delegación de Panamá en la OEA para denunciar los atropellos de los derechos civiles. La acusaron de incitar la violencia en las manifestaciones antigubernamentales y el Gobierno denunció la intención de un magnicidio.


Ahora, Machado deberá enfrentar un proceso que podría llevarla a juicio. Al menos, la Fiscal no llegó a imputarla por "magnicidio". Al parecer las pruebas son tan débiles que hubiera sido difícil hasta para un Tribunal politizado y sometido demostrar su participación en un hecho de esa naturaleza. Cuando Maduro reveló el supuesto complot, la llamó "asesina", demostrando que no respeta la presunción de inocencia.


Machado rechaza las evidencias, que son correos electrónicos supuestamente intercambiados con otros dirigentes opositores hoy exiliados y con un Diplomático norteamericano, señalando que si bien las cuentas eran suyas, ya no las usaba. Se pidió a la Fiscal solicitar informes a Google y que averigüe cómo se obtuvieron tales correos.


El "caso Machado", según Human Rights Watch es una farsa, y un obvio esfuerzo para intimidar a la oposición. Así como lo es la prolongada e injusta detención del dirigente Leopoldo López. El Gobierno se niega a acatar los pronunciamientos de Naciones Unidas, que le exigen liberar a López.


Para ocultar el fracaso económico.


Es evidente que el proceso hacia un "socialismo del siglo XXI" iniciado por Hugo Chávez se radicalizó con Maduro, quien no tiene ni el carisma ni la fortaleza ni el liderazgo del Comandante. Tampoco tiene Maduro la suerte de Chávez, quien pudo Gobernar y ganar adeptos gracias a una gran disponibilidad de petrodólares. Hoy, Maduro enfrenta una crisis económica, producto, primero, del fracasado modelo económico estatista aplicado por su mentor y profundizado por su Gobierno, y, segundo, por la caída abrupta del precio del petróleo, el principal producto de exportación y generador de divisas.


La situación en Venezuela se hace cada día más insostenible. A la escasez crónica de los más elementales productos, se suma la inflación desatada, que estaría sobrepasando el 63%, pero que otros estiman en 100%. Aun cuando el Banco Central venezolano dejó de entregar cifras oficiales, se calcula que este año la caída del PIB será sobre el tres por ciento. La última cifra conocida, en diciembre de 2013, arrojaba una caída del uno por ciento en el trimestre.


Maduro ha desatado una lucha contra el contrabando, culpable, a su juicio, de parte de la escasez. Bien podría ser así, por cuanto los precios subsidiados suelen ser un aliciente para los especuladores que hacen enormes ganancias si venden en el exterior. Por ejemplo, el galón de bencina vale en Venezuela 0,07 dólares, mientras en Colombia se vende a 4,3 dólares. Según el último informe de Transparencia Internacional, Venezuela es, junto con Haití, el país más corrupto de América Latina.


Para hacer frente a los bajos precios del crudo, Maduro anunció que reduciría en 20% los gastos suntuarios y prescindibles, revisaría sueldos y salarios de los cargos altos, pero no recortaría planes sociales. Tampoco parece dispuesto a terminar con la generosa entrega de petróleo a Cuba y otros países caribeños y centroamericanos.


¿Qué pasa con el apoyo regional a la democracia?


No parece improbable que parte del esfuerzo persecutorio de Maduro contra la oposición tenga por objeto ocultar la gravedad de la crisis económica. No sería el primer Gobernante que -con su popularidad en picada, cayó casi 7 puntos en el último sondeo- busca achacar las culpas de su incapacidad a otros.


Hace unos días, el Presidente uruguayo, José Mujica, visitó a Maduro, para ayudarlo a impulsar planes agrícolas y ciertas inversiones que haría la petrolera uruguaya en la Faja del Orinoco. Con su sensatez típica, "Pepe" Mujica dijo que en Venezuela "sobran los recursos, pero hay que trabajar", porque ese país tiene "la riqueza y la desgracia de la fenomenal dependencia del petróleo". También debiera explicar a Maduro algo que él aprendió después de ver el fracaso de los socialismos, que "el capitalismo es muy fuerte para generar riqueza", y que "si entierro el capitalismo, no tengo con qué sustituirlo".


Pronunciamientos como los de los ex Presidentes Lagos, Cardoso, Piñera y Aznar son importantes muestras de solidaridad con la democracia venezolana. La comunidad regional, en particular la OEA, ha demostrado total incapacidad para ayudar a la oposición a defender los derechos democráticos conculcados por el Gobierno bolivariano. La Unasur, en su reunión de Ecuador, perdió una gran oportunidad de demostrar que tenía alguna relevancia para el futuro de la región.


Los Gobiernos incapaces culpan a otros de sus errores,
Administraciones “decentes”  enfrentan sus equivocaciones.

De nuestro Twitter

EMPRENDEDORES RESPONDEN A LAS MENTIRAS DEL OFICIALISMO BACHELETISTA.

#GolpeAlaPyme.

Hágase seguidor de Reacción Chilena

Evelyn Matthei evaluó en CNN los 3 primeros meses de Bachelet…

Impactante: Ex dirigente secundaria sería la joven encapuchada grabada por Carabineros.

LANATA : CARTA A CRISTINA FERNÁNDEZ.

Juzgue usted si Bachelet sabía o no del maremoto... , video gentileza EMOL-

"La desnacionalización del cobre no la hizo Pinochet sino que fue la concertación".

Polémica por video de la Onemi del 27F, Bachelet niega tsunami...Gentileza EMOL.

Bachalet niega tsunami a las 8:59am del 27F
Enter a long URL to make tiny:

Mantenemos este video como un homenaje a Felipe Cubillos .

De nuestras páginas

Estamos en Twitter

Follow reacchi on Twitter

Canción Nacional de Chile completa con todas sus estrofas....

Imagenes de un recuerdo siniestro

Marcha Soldados del 73, con imágenes

PARA VER COMPLETO HAGA DOBLE CLIC SOBRE EL VÍDEO.

Letra Marcha: Soldados del 73

Letra Marcha Soldados del 73

Autor: Rosabella Liniers
Compositor Gianfranco



Son hermanos los Infantes,
todas las armas y soldados del ayer
Carabineros, Marinos y Aviadores
Combatientes del 73.

Un sólo cuerpo, un sólo corazón,
noble misión, proteger a la Nación,
la frente en alto saliendo del cuartel,
los soldados del 73.

Ya dió la orden mi General,
para vencer tenemos que luchar,
no ha sido arriada jamás nuestra bandera,
orgullo eterno de nuestra libertad.

En el recuento se hace el silencio,
por los heridos, los caídos que no están,
lo lamento mi Capitán,
mi Sargento no le puede contestar.

La Patria es libre, llegó la paz,
en el desierto, el cielo, azul el mar,
ya nuestros hombres cantan victoria
Combatientes del 73

Ya dió la orden mi General,
para vencer tenemos que luchar,
no ha sido arriada jamás nuestra bandera,
orgullo eterno de nuestra libertad.

Piñera anuncia propuesta de reformas educacional y tributaria, gentileza EMOL

Padre nuestro que estás.....

Archivo del Blog

acount

Nuevo Contador de Visitas

Se produjo un error en este gadget.

A Nuestros Hombres de Armas y nuestros caídos

MARCHA SOLDADOS DEL 73 PARA VER VÍDEO COMPLETO HAGA DOBLE CLIC SOBRE EL.

Libre, Nino Bravo

Ir Mario Montes Papers

Ir Mario Montes Papers
pinchar imagen

Ir comentario Político Semanal

Ir comentario Político Semanal
Pinchar imagen

Si encuentra este libro..léalo

Si encuentra este libro..léalo
vale la pena.....

Pega presidencial pendiente:Justicia

Pega presidencial pendiente:Justicia

Producto Chileno, Producto Bueno

Producto Chileno, Producto Bueno
Además da trabajo a los nuestros.

Usted es el visitante Número