DIFUNDA ESTA PÁGINA.

martes, 3 de junio de 2014

Temas para la reflexión…

 Intensas lluvias afectan a la zona sur del territorio Nacional provocó desborde de ríos, anegamientos de viviendas y dejó gran cantidad de damnificados, Las clases fueron suspendidas en las comunas de Puerto Varas, Puerto Montt y Calbuco.


 La noticia internacional  de mayor importancia fue la renuncia de ayer de Juan Carlos  I al trono español, que sería sucedido por su hijo Felipe VI, lo que debe ser ratificado por el Parlamento. La inesperada situación provocó grandes manifestaciones contra el sistema Monárquico.

El Presidente del Perú, Ollanta Humala, aseguró que su país superará la desaceleración económica con Alianza del Pacífico. El Ministerio de Economía y Finanzas estima que si China creciera en 5%, Perú solo lo haría en un 3% o 3,5%.


Reformas,

por Adolfo Ibáñez.


La intensa temporada de reformas nos muestra claramente que el Gobierno no se orienta a mejorar las oportunidades ni la calidad de vida de las personas más modestas. En definitiva, tanto el rendimiento tributario como la calidad y el lucro en la educación aparecen como instrumentos o pretextos para emprender una construcción social basada en premisas teóricas, es decir, ideológicas, que entregue la conducción nacional a estos planificadores de Gabinete. Antiguamente, en la década revolucionaria previa al Once, se autodesignaban con el pomposo y siniestramente recordado nombre de "custodios de la conciencia de clase".


El foco de estas reformas apunta a forzar una estructuración social y política que desprecia y desvaloriza la realidad de las cosas y el valor de la vida concreta, concentrando la labor de construcción y de conducción del país en las mentes iluminadas de los "escogidos" (el Transantiago es un ejemplo a escala reducida de lo que puede ocurrir ahora). El recurso reiterado de los Ministros a las afirmaciones carentes de fundamentos basados en el conocimiento y en la experiencia pervierte las palabras. Por este camino se incomunica a las personas y se las aísla en su pequeño círculo de interés, lo que derrumba la vida colectiva, sumiéndola en la anarquía y en la disolución. Así se llega al totalitarismo que niega la sociedad libre, hundiéndola en el fracaso y la miseria, tal como lo demostraron los socialismos de todos los lugares y de todas las épocas.


En la vida real la sociedad se gesta y se va puliendo y mejorando paso a paso. Esta gradualidad permite que todos participen en el perfeccionamiento del país, especialmente los más pequeños y más débiles, cuyos medios participativos son más imperceptibles. Así, la colectividad se fortalece paulatinamente y asegura una participación digna y promisoria a sus miembros. Abisma ver a los partidos de oposición absolutamente ajenos a la labor de liderar al pueblo en la defensa de su derecho a intervenir positivamente en la creación del futuro que nos concierne a todos. Por el contrario, se los ve enfrascados en naderías o, peor aún, bailando al ritmo impuesto por el Gobierno, con evidente olvido de su labor más esencial.


Los proyectos del Gobierno no son defectuosos ni improvisados. Apuntan a claras metas de control social y son impulsados por un voluntarismo planificador para someter a las personas. Es increíble que lo que ahora se nos propone como novedad ya fracasó y fue derrotado hace cuarenta años.


Una izquierda más sexy,
por Joaquín García Huidobro.


La política chilena es, por lejos, la más sutil del continente. Cuanto más apasionadamente discutimos sobre un tema, más claro resulta para nosotros que estamos hablando de una cosa distinta. En los últimos años debatíamos sobre el lucro en las universidades, pero todos sabíamos que lo que estaba en juego eran cosas como el copago en la educación básica y media. Así se ha visto, por fin, en estas semanas.


La discusión sobre el AVP era, obviamente, un debate sobre el matrimonio homosexual, pero en Chile nada se hace o dice directamente, sino que todo se expresa entre líneas. Algunos puristas extranjeros se molestan por esta falta de claridad, pero para nosotros, los felices habitantes de esta tierra, todo resulta transparente. ¿No es maravillosa tanta finura intelectual? Comparados con nosotros, Maduro, Correa o Cristina se parecen a Mike Tyson moviéndose en una pista de ballet.


El aborto, por supuesto, no resulta una excepción. Bachelet es inteligente y no se le ocurre proponer aborto a secas. Hay que ir de a pasitos, lo que significa comenzar por el aborto terapéutico en "solo" tres casos: peligro para la salud materna, violación, e inviabilidad del feto. Menos mal que quedó fuera la causal nacionalsocialista (malformaciones), que no calzaba con el carácter maternal de la Nueva Mayoría.


Ahora bien, salvo dos o tres Parlamentarios, todos los chilenos sabemos que lo que estamos discutiendo es el aborto a secas. Así lo han reconocido muchos de sus partidarios, que carecen de la sutileza Presidencial y dicen todo lo que piensan.


Los argumentos abundan por ambos lados, y no me detendré en ellos en esta oportunidad. Más bien me interesa plantear una pregunta: ¿por qué nuestra izquierda tiene tanto interés en sacar adelante una Ley de aborto, de carácter "terapéutico" en este momento, pero muy amplio en el futuro?


Me parece que el tema del aborto afecta la definición misma de lo que significa en la actualidad ser "de izquierda". Esta identidad tiene hoy poco que ver con el sentido de esa expresión en tiempos de Luis Emilio Recabarren o Pedro Aguirre Cerda. En otros tiempos, ser de izquierda significaba poseer una especial preocupación por el débil. Con mayor o menor acierto, su empeño era llevar adelante políticas donde el débil, sea el explotado, el analfabeto o el marginado, ocupara un lugar central.


Todavía quedan en Chile personas que piensan en esa línea, pero parecen una especie en extinción, sea porque han sido marginados o porque simplemente están perplejos y callados.


Las nuevas alamedas de la izquierda apuntan en otra dirección. Es una curiosa mezcla entre un Estatismo, que proporciona a las personas la sensación de igualdad y protección, y un extremo liberalismo (en el peor sentido de la palabra) en el terreno privado. Milton Friedman parece un funcionario de la Corfo en tiempos de los radicales al lado de estas personas que todo lo conciben en términos de derechos individuales y realización personal.


Su proyecto consiste en un Estatismo permisivo. Propone un Estado que controla la esfera pública, que otorga salud, educación y seguridad previsional (ya veremos cómo funciona la AFP Estatal), pero que transforma a los individuos en unos déspotas del metro cuadrado de terreno que constituye su vida privada. Es una izquierda que ha abandonado sus hábitos puritanos. Una izquierda sexy.


En este contexto, todo se redefine en términos de derechos individuales, unos derechos que no están marcados por las exigencias de la solidaridad. Así, "yo" quiero casarme con quien quiera, porque el matrimonio es lo que "yo" digo, aunque eso signifique cambiar miles de años de historia. "Yo" quiero adoptar a quien quiera y cuando quiera, y si alguien se atreve a poner en primer lugar el bien del niño, será enviado a las galeras por homofóbico.


El aborto, por supuesto, es el broche de oro de toda esta tendencia individualista, y no puede quedarse en un mero aborto terapéutico. De paso, su introducción supone redefinir el sentido mismo del Derecho, que deja de ser un instrumento de protección del débil y pasa a ser una herramienta al servicio de la realización del propio proyecto individual.


Las afinidades entre esta versión de la izquierda y ciertas variantes individualistas de la derecha son enormes. Si alguien tiene dudas, le recomiendo atender a la generosidad con que ciertos empresarios financiaron a la Nueva Mayoría en las últimas elecciones.


Clarificador debate,
por Juan Andrés Fontaine.


Ingresado el proyecto de Ley de reforma tributaria a trámite en el Senado, se abre la oportunidad para someterlo a un análisis a fondo y corregir sus fallas. En su tramitación en la Cámara Baja la Nueva Mayoría hizo valer su peso numérico e impidió una deliberación Legislativa en serio. Pero, en democracia, lo que finalmente prima es el veredicto de la ciudadanía. El debate público sobre el proyecto ha sido tan intenso como clarificador. Gracias a este, el Senado tiene parte del trabajo ya hecho.


Es perfectamente válido que el Gobierno pretenda elevar los impuestos para financiar sus planes. Pero el debate público en torno a la reforma propuesta ha dejado en evidencia que su magnitud y su contenido pueden causar importante daño económico y social. La reforma ha sido cuestionada por su negativo impacto en el ahorro, por presentar insolubles complejidades prácticas y porque -en su forma actual- contraviene disposiciones constitucionales.


El llamado corazón de la reforma pretende equiparar la tributación de las utilidades reinvertidas en las empresas con la que afecta a los retiros o dividendos que efectúan sus socios o accionistas. Que las utilidades reinvertidas paguen un impuesto menor es el modo como en la mayoría de los países desarrollados se estimula el ahorro de las empresas, su inversión y creación de empleos. Así es también en nuestro actual sistema tributario y el registro contable correspondiente es el vilipendiado FUT. De acuerdo con el Banco Central, cerca de la mitad del ahorro privado -un 12% del PIB- proviene de las empresas. El veredicto casi unánime de los expertos es que la reforma tributaria, al imponer un gravamen a las rentas "atribuidas" y aún no repartidas, desalienta ese esfuerzo. Hay también amplio acuerdo -aunque pueda discreparse de la magnitud del impacto- en que afectaría la inversión y por ende la creación de fuentes de trabajo, particularmente en la mediana empresa.


Los efectos de la reforma no se circunscriben a los más adinerados, como reza el discurso oficial. Por sus consecuencias indirectas sobre el empleo y el costo de vida, la reforma terminaría repercutiendo también sobre la clase media y los más vulnerables.


No se entiende por qué el Gobierno se ha empecinado en restringir el debate Parlamentario a los aspectos secundarios de su iniciativa. Ya hay indicios, por fortuna aún menores, de que esa actitud está dañando el clima de confianza que es fundamental para la buena marcha de la economía. Ahora que inicia su trámite en el Senado, el Gobierno debería propiciar un análisis a fondo del proyecto, sin prejuicios ni exclusiones, y procurar una reforma tributaria que, salvando las legítimas objeciones que ha despertado su actual versión, represente un acuerdo político de amplio espectro. Quiero creer que las manifestaciones de apertura exhibidas por las autoridades en los últimos días son genuinas.



La abdicación de Juan Carlos I.


La sorpresiva abdicación del rey Juan Carlos I es un hito de profundos significados para España, pero que también tiene resonancias más allá de sus fronteras, debido a la proyección internacional que tuvieron la figura y las acciones del Monarca español. Si bien su largo reinado de casi cuatro décadas ejerció una influencia decisiva en la historia de su país, desde otras latitudes también es posible verlo como un recordatorio —en este caso, virtuoso— de la importancia que pueden tener los liderazgos personales para la vida de las naciones, incluso, o tal vez sobre todo, cuando están inmersas en procesos históricos de cambio, como el que vivieron los españoles tras la caída del franquismo y durante el período posterior de consolidación de la democracia.


Juan Carlos de Borbón pudo haber decidido conservar los poderes absolutos que recibió de manos del régimen franquista con la muerte de su líder a mediados de los 70, pero en lugar de eso optó por renunciar a ellos y por abrir el camino hacia una democracia Parlamentaria que, junto con iniciar una nueva etapa política en España, restringiría el poder del rey al modo de otras monarquías europeas, como la británica o la holandesa.


Más tarde, durante los turbulentos años de la transición, el Rey pudo haberse puesto del lado de la facción militar golpista que quiso acabar con el experimento democrático y darle a él las riendas del Gobierno, pero prefirió apostar por mantener el rumbo y rechazar las vías de fuerza. Y luego, en los 90, cuando la llegada del Partido Socialista al poder fue interpretada por algunos como la antesala de un retorno a las dolorosas e insalvables divisiones del pasado, el Rey supo entender, y hacer entender, que la alternancia de Gobiernos era una parte consustancial de la democracia y no una señal de que estuviera en peligro.


Los años siguientes no abundaron en episodios tan álgidos como éstos, pero al atenerse en todo momento a su rol Constitucional de árbitro y moderador entre los sectores políticos, mostrando estricta neutralidad y respeto por los cauces institucionales establecidos, el Rey fue un actor clave en la construcción de una nueva y mejor España. Otros actores sociales y políticos también jugaron roles imprescindibles en ese proceso, pero no hay duda de que el Monarca que acaba de abdicar puede felicitarse de haber reinado durante “un largo período de paz, libertad, estabilidad y progreso”, como dijo en su mensaje televisado de ayer en la mañana.


La abdicación ocurre en momentos complejos tanto para España como para su Monarquía. Sus ciudadanos viven los severos efectos de una prolongada crisis económica, aumenta el desprestigio de la clase política y la desconfianza en los partidos, y ronda la amenaza a la cohesión nacional a raíz del descontento de los catalanes. A su vez, los recientes escándalos de malos manejos financieros por parte de miembros de la familia real, junto con varios episodios protagonizados por el propio Rey que han dañado su imagen, contribuyen a cierto desprestigio de la Monarquía y reavivan el debate sobre su validez en el mundo moderno.


Al respecto, cabe destacar que la creciente desconfianza en las instituciones es un fenómeno observable en casi todas las democracias consolidadas, y que España y su Monarquía no escapan a ello. Más allá del legítimo debate que sin duda tendrán los españoles sobre su institución Monárquica, es innegable que en las últimas décadas ésta ha sido una fuente de estabilidad que ha contribuido de forma fundamental al desarrollo del país y a la preservación de sus libertades. Con todo, esto no ha sido el fruto de la institución en sí misma, sino esencialmente de quien la ha encabezado por 38 años. El príncipe Felipe, que asumirá el trono en medio de profundos cambios de toda índole en su país y en el mundo, tendrá el singular desafío de reinar con sello propio en estos nuevos tiempos, pero a la vez de emular a su padre en el aspecto más importante de un Monarca moderno: que el ejercicio de su autoridad y liderazgo sea percibido como legítimo por sus conciudadanos, aun cuando no detente el poder.


Herido de muerte.


El Instituto Nacional fue nuevamente tomado por sus alumnos, pero esta vez pasó a mayores con un incendio por fogatas que se hicieron en su interior (¿habrá algún Fiscal investigando el eventual delito?). La Alcalde de Santiago y el rector subrogante dijeron entonces “no va más”. La respuesta de los alumnos fue “sí va más” y se lo “retomaron” de inmediato, con lo cual esas autoridades hicieron lo que hoy hace toda aquella que se precie de tal: echaron pie atrás. El desgobierno total.


El Instituto nació en los albores de la república y se confunde con su historia. Es un establecimiento educacional de excelencia y ha formado a generaciones de líderes políticos -incluidos numerosos Presidentes- como a profesionales, intelectuales, artistas y escritores de renombre. Entrar a él no es cualquier cosa: hay que postular y quedan sólo los mejores. Así, se constituyó en la gran oportunidad educacional de las clases emergentes, que no pueden ingresar a los colegios privados, para aspirar a un futuro mejor. Es un vehículo de promoción social, y esto, porque selecciona. Las familias aspiran a que sus hijos puedan ingresar y éstos tienen que trabajar duro para lograrlo; y no todos llegan, pero esa es la ley de la vida. Su existencia, junto a otros liceos de excelencia, es un incentivo para los que están dispuestos a esforzarse para salir adelante. Y se justifican porque son una meta, y eso en la vida es fundamental.


Pero hace un par de años los estudiantes se creyeron su propio cuento  -y el país dejó que se lo creyeran- que ellos saben cuál es la solución correcta para todo y, en particular, en la educación. De ahí hubo tomas, marchas y violencia, que alcanzaron también al Instituto Nacional, contradiciendo su sello: orden, dedicación y exigencia académica. Y ahora está herido de muerte, cuando las cifras indican una sistemática disminución en el número de postulantes año tras año. Además, lleva un año sin rector titular, cargo que debiera ser muy apetecido entre los docentes, pero han fracasado los procesos de selección por falta de postulantes idóneos para formar la terna. Nadie con un prestigio que cautelar se haría cargo de un buque que hace agua por todos los costados. Es que la gente es inteligente y sabe que el Instituto ya no es lo que era, y que difícilmente volverá a serlo.


El tiro de gracia lo recibirá con la reforma educacional, que fue concebida para agradar a los estudiantes que en la calle exigen fin a la selección. Entonces, el Instituto sólo podrá hacer un proceso de admisión aguado, restringiendo el universo de postulantes a no menos del 20% de los que han tenido mejor rendimiento y respecto de los cuales deberá aplicar un sistema aleatorio, sin escoger. Un nivel que tomó 200 años en ser cimentado, el ideologismo y constructivismo social lo habrán echado abajo en unos pocos. Creer que será reemplazado por múltiples establecimientos públicos de gran calidad es soñar, porque el referente difícil de alcanzar no existirá. Eso se llama nivelar por abajo y su fruto ineludible es la igualdad en la mediocridad.


Enfoques Internacionales:
Alianza del Pacífico en la mira.


Estar en la AP y ser un miembro emprendedor y entusiasta es beneficioso para Chile, y debe mantenerse el esfuerzo para seguir avanzando en el proceso de integración.


Los cuatro países del bloque -México, Colombia, Perú y Chile- comparten el objetivo de liberalizar su comercio, para integrar un mercado de 200 millones de personas, y que mira con especial interés al Asia Pacífico. En tres años la Alianza ha avanzado más que muchos mecanismos de integración en años o décadas, y es un ejemplo para otras subregiones y países (30) que observan con interés cómo se están haciendo ahí las cosas.


Teniendo en cuenta ese éxito, el Canciller ha dicho que se continuará progresando en la agenda comercial, porque está "convencido de que... es una herramienta poderosa para derrotar la pobreza y la desigualdad". En México, Muñoz planteó que la AP podría ser "el instrumento para la integración regional", y para eso es necesaria la convergencia con el Mercosur y los otros mecanismos de integración del continente. Aunque Muñoz no esperaba un acuerdo específico, sino solo que se iniciara el diálogo, propuso ideas para avanzar en temas comerciales (consciente de que son los más complicados), y otros como infraestructura, energía o transporte. Lo importante es intentar el diálogo -dicen-, y si no se avanza, cada uno sigue por su lado.


Como meta, la integración sin duda es positiva, pero la convergencia con mecanismos como Mercosur, por las distintas concepciones sobre las que se sostienen, puede ser más compleja. Un proceso gradual, que no comprometa el buen funcionamiento de la AP y que evite la politización, es indispensable. Las restricciones comerciales que impone el Mercosur a sus miembros han provocado, por ejemplo, problemas entre Argentina y Brasil, dejando a los países chicos al vaivén de lo que ocurre entre los grandes. Es esperable que ninguna de esas trabas se replique en el esquema eficiente de la AP y que, por el contrario, una convergencia implique dejar de lado proteccionismos perjudiciales. Una de las obligaciones de la Alianza del Pacífico es evitar que los países del Atlántico la vean como un bloque que compite con ellos, en especial Brasil, indudable potencia regional. Pero, al mismo tiempo, esos países deben renovar los fundamentos de sus acuerdos y adaptarlos a las realidades actuales. Un ejemplo de ello es que las negociaciones para un TLC con la Unión Europea siguen empantanadas por años debido a las cortapisas comerciales.


En un reciente trabajo de Osvaldo Rosales en el que da una mirada renovadora a los procesos de integración latinoamericana, se plantea que para llegar a una convergencia es indispensable definir con exactitud "el ámbito de acción de mecanismos como Celac y Unasur". Esta premisa es clave para evitar la duplicidad de actividades y competencias de las distintas organizaciones. El Gobierno ha dicho que la AP no debe tener una dimensión política, pero sí la tiene Unasur, que margina a un país tan importante como México.


Ucrania en la encrucijada.


No hay una cifra confiable de muertos y heridos en los combates entre las fuerzas ucranianas y los separatistas prorrusos en el este de Ucrania, aunque se habla de centenares de muertos. Los rebeldes están bien armados -derribaron ocho helicópteros-, lo que hace pensar a Washington que reciben armas desde fuera (sin mencionar a Rusia).


La situación es tensa. El Presidente electo Petro Poroshenko ha calificado la situación como un "estado de guerra", lo que indica que el nuevo Gobierno de Kiev no terminará con la operación "antiterrorista".


Europa observa y usa la alta Diplomacia (intensos telefonazos entre Merkel, Hollande y Putin) para intervenir en el conflicto. Estos gestos y sobre todo las sanciones impuestas a Rusia, que han tenido efectos en su economía, han impulsado al Kremlin a adoptar una actitud más conciliadora. Primero, Vladimir Putin anunció el retiro de sus tropas de la frontera, y luego pidió postergar el referéndum separatista (llamado que no fue oído), y más tarde reconoció la victoria de Poroshenko. Su amabilidad no fue tanta como para acceder a recibirlo. Si no cambian de planes, se podrían encontrar en Francia, para el 70º aniversario del desembarco de Normandía.


Aparte de la crisis bélica, Ucrania sufre apreturas económicas, aliviadas con subsidios del Banco Mundial. La semana pasada, una ayuda de 750 millones de dólares evitó la quiebra del Gobierno. Ahora viene la difícil negociación por la deuda de 3.500 millones de dólares con Rusia por las ventas de gas. Si no paga, se le cortará el suministro de junio, que fue cotizado a un precio mayor que el de la venta a los europeos.


La inquietud por el gas también alcanza a estos últimos, que reciben el flujo vía gasoductos que cruzan Ucrania. Ante la constante incertidumbre buscan proveedores más confiables. El más probable es EE.UU., que antes debe permitir la exportación de gas (con la necesaria venia del Congreso). Anticipándose a esta negociación, Putin firmó en China un acuerdo por 400 mil millones de dólares para vender 38 mil millones de metros cúbicos anuales a un precio de 350 dólares los mil metros cúbicos, menos de lo que cobra a los europeos, pero que le conviene para compensar la eventual pérdida de ese mercado.


Chile, pese a hallarse tan lejos de Ucrania, podría eventualmente verse afectado: en la nueva matriz energética propuesta por el Gobierno el gas tiene un papel crucial, y se considera el de EE.UU. como una fuente posible. Pero si el gas estadounidense se va a Europa, disminuiría la posibilidad de comprarlo o, si se hace, los precios podrían ser más altos.


Desempleo: la incubación de un problema.


El desempleo constituye uno de los impactos más directos y sensibles de la desaceleración económica en la población. Representa, por lo mismo, un motivo de preocupación para los Gobiernos de turno, en especial cuando las cifras de actividad e inversión muestran un deterioro importante y, lo que es más complejo, con proyecciones que no mejoran para el resto del año en curso.


Representantes de sectores productivos que hasta hace pocos meses sufrían las consecuencias de la escasez de mano de obra, como es el caso de la construcción y la minería, ahora reconocen que las condiciones han cambiado. “La búsqueda de trabajadores ya no es tan difícil”, señaló a este medio el gerente de estudios de la Cámara Chilena de la Construcción. Y aunque las cifras de empleo correspondientes al trimestre móvil febrero-abril mostraron una baja en la cesantía hasta 6,1%, la creación de puestos de trabajo estuvo mayoritariamente liderada por lo que se denomina como cuenta propia; es decir, empleos independientes que, en el común de los casos, pueden corresponder a sólo algunas horas trabajadas en el mes y en alternativas laborales que distan mucho de contar con las condiciones de formalidad, seguridad y previsión propias del trabajo remunerado. La moderación de la fuerza de trabajo también ayudó a este leve avance en el indicador de empleo, mientras que los datos que se conocen sobre remuneraciones confirman la menor demanda de mano de obra por parte de las empresas.


“La desaceleración de la economía, que se viene registrando desde el año pasado, está teniendo un efecto en la calidad del empleo”, advirtió el Subsecretario del Trabajo, el mismo día en que el INE dio a conocer cifras de crecimiento sectorial que, de acuerdo con estimaciones de expertos, supondrían una expansión de la economía en abril en torno al 2%. Las proyecciones para el resto del año parecen menos optimistas que en meses anteriores, mientras disminuyen también los indicadores de confianza empresarial.


Un escenario como el descrito debería empezar a condicionar tanto las políticas macroeconómicas como la determinación de las prioridades en la agenda más inmediata del Ejecutivo. Por lo pronto, instalando la creación de empleo como uno de los objetivos centrales del Gobierno. Porque además del evidente impacto social y la pérdida de riqueza que supone el desempleo, la experiencia demuestra que repercute directamente en el respaldo político a los Gobiernos de turno, minando el apoyo electoral a las reformas estructurales que se pretendan implementar.


Aunque los objetivos de creación de puestos de trabajo no formaron parte relevante de la cuenta Presidencial del 21 de mayo, el programa oficialista plantea que la economía “estará en condiciones de generar entre 600 mil y 650 mil nuevos empleos en los próximos cuatro años”. Considerando el panorama económico descrito, es fundamental que al menos estas cifras, aunque moderadas, se transformen en un objetivo que alinee las políticas públicas que correspondan.


Visita desconcertante.


Nadie puede sentirse postergado o menoscabado por el hecho de que una autoridad visite en la cárcel a una persona condenada por un delito, menos aún si ello responde a razones humanitarias o de índole personal. Pero la situación es muy distinta cuando la autoridad encargada del orden público realiza una visita política a un condenado por delitos de homicidio y declara que lo hace porque se trata de una persona "emblemática" para ciertos grupos o sectores. Tal visita pasa a ser un hecho político de gravedad cuando estos sectores se consideran únicos poseedores de la verdad y, en virtud de ello, eximidos de observar las reglas democráticas hasta el punto de legitimar el uso de la violencia. La visita del Intendente de La Araucanía a Celestino Córdova puede ser muy bien intencionada, pero daña al Estado de Derecho al transmitir la impresión de que la autoridad dialoga con quienes hacen uso y apología de la violencia más brutal para imponer sus puntos de vista.


Dicha visita, además, manifiesta con claridad que para el Gobierno los delitos por los que Córdova se encuentra condenado no son comunes, sino que tienen un contenido político explícito e indubitado. Conforme a la Legislación vigente en Chile, ciertos delitos graves como homicidios, secuestros, colocación de explosivos, etc., se consideran terroristas cuando no se cometen simplemente para obtener dinero o satisfacer un interés personal, sino con la finalidad de producir en la población, o en una parte de ella, el temor justificado de ser víctima de delitos de la misma especie o para coaccionar a la autoridad. Por tanto, cuando es la misma autoridad quien reconoce a los violentistas el carácter de actores políticos, la consecuencia obvia sería la aplicación de las Leyes que el país se ha dado para lidiar con esta clase de delincuencia, entre ellas la Ley Antiterrorista. La actuación del Gobierno a través del intendente es, en consecuencia, contradictoria con lo declarado al respecto por la Presidente de la República y sus colaboradores en la cartera de Interior.


Las actuaciones del Intendente de La Araucanía manifiestan también una preocupante personalización del llamado "conflicto mapuche", cuya solución parece haberse convertido en una especie de "cruzada personal" suya. Al declarar que, por la paz social, él se "quemaría a lo bonzo" en la plaza de Temuco, parece estar personalizando funciones que son esencialmente institucionales. Una situación como esta reduce las posibilidades de acción del Gobierno, fomenta lealtades y compromisos personalísimos que luego se convertirán en obstáculos ante cualquier cambio de orientación, y profundiza las diferencias con quienes no simpatizan con un determinado estilo personal.


El afán por la igualdad daña la libertad educacional.


El debate surgido a partir de la presentación de los primeros proyectos para materializar el programa de Gobierno de la Nueva Mayoría en el tema de la educación ha puesto de manifiesto las negativas limitaciones que algunas de sus propuestas pueden causar a la libertad educacional, tanto en lo que se refiere al derecho de los padres de decidir sobre la educación de sus hijos, como la libertad de llevar adelante proyectos educativos en forma autónoma del Estado. Esta es una vía equivocada para enfrentar los problemas de calidad que tiene la educación escolar y puede incluso frustrar los intentos por mejorarla, lo que parece derivarse de un afán por anteponer la igualdad a cualquier otra finalidad o derecho asociado a la educación.


Por de pronto, los proyectos anunciados por el Gobierno para poner fin al lucro, eliminar la selección y garantizar la gratuidad, apuntan principalmente a la educación particular subvencionada y sólo tangencialmente a la educación Municipal, lo que choca con la evidencia incontrastable de que los mayores problemas de calidad se dan en esta última. Lo que llama la atención es que en vez de destinar los recursos y la energía de las reformas a mejorar el estándar de la educación Municipal, para que sea su calidad la que lleve a las familias a optar por ella, se prefiera dar prioridad al término del financiamiento compartido y a la adquisición de la infraestructura de los colegios particulares que desistan de seguir con sus proyectos educativos en las nuevas condiciones.  Si el objetivo es la calidad, ¿por qué no partir por los que tienen más problemas y donde la infraestructura ya existe y no hay que “indemnizarla”?


En esta opción y en la propuesta de suprimir la selección de los alumnos subyace la noción equivocada de que las familias que han optado masivamente por trasladar a sus hijos desde la educación Municipal a la particular lo habrían hecho “engañados” y no por razones de calidad. El problema es que al eliminarse la selección, lo que se suprime también es la libertad de los padres por escoger el establecimiento y el proyecto educativo que mejor satisfacen la educación que quieren dar a sus hijos. En esa decisión no sólo está presente el rendimiento académico, sino que múltiples factores que los padres tienen en cuenta y que van desde el orden, la seguridad y la ausencia de paros, hasta aspectos más de fondo, como opciones religiosas, culturales o de otro tipo. Si ahora los colegios con subvención no van a poder seleccionar, las familias tampoco lo van a poder hacer, y quedarán sujetas al resultado del sorteo si acaso la demanda de alumnos supera la oferta disponible. Peor aún, se introduce un factor de discriminación socioeconómica más severo que los que se acusan del sistema actual, porque el derecho a escoger establecimiento va a quedar reservado exclusivamente a quienes puedan pagar y no a los que reciban la subvención del Estado. Este debe hacer exactamente lo contrario, que es ampliar las libertades de quienes no tienen recursos en vez de circunscribirlas a las definiciones que se establezcan estandarizadamente para los colegios Estatales.


La preocupación por los niveles de desigualdad que presenta la sociedad chilena es compartida por muchos sectores y debe ser considerada a la hora de diseñar las reformas que el país requiere en materia educacional. Pero eso no puede ser ignorando o subvalorando otros derechos o libertades esenciales para la sociedad, como es el caso de la libertad educacional. Una consideración balanceada de estos aspectos y el respeto a las decisiones autónomas de las familias es la conclusión natural a la que deben arribar quienes conocen en la práctica el mundo de la educación. Omitir ese factor puede entrabar severamente el esfuerzo que todo el país quiere hacer por mejorar la educación que se imparte en los establecimientos Estatales y privados.


ARTICULO RECOMENDADO:

Michelle en lo Más Alto del Podio, por Hermógenes Pérez de Arce.

 

De nuestro Twitter

EMPRENDEDORES RESPONDEN A LAS MENTIRAS DEL OFICIALISMO BACHELETISTA.

#GolpeAlaPyme.

Hágase seguidor de Reacción Chilena

Evelyn Matthei evaluó en CNN los 3 primeros meses de Bachelet…

Impactante: Ex dirigente secundaria sería la joven encapuchada grabada por Carabineros.

LANATA : CARTA A CRISTINA FERNÁNDEZ.

Juzgue usted si Bachelet sabía o no del maremoto... , video gentileza EMOL-

"La desnacionalización del cobre no la hizo Pinochet sino que fue la concertación".

Polémica por video de la Onemi del 27F, Bachelet niega tsunami...Gentileza EMOL.

Bachalet niega tsunami a las 8:59am del 27F
Enter a long URL to make tiny:

Mantenemos este video como un homenaje a Felipe Cubillos .

De nuestras páginas

Estamos en Twitter

Follow reacchi on Twitter

Canción Nacional de Chile completa con todas sus estrofas....

Imagenes de un recuerdo siniestro

Marcha Soldados del 73, con imágenes

PARA VER COMPLETO HAGA DOBLE CLIC SOBRE EL VÍDEO.

Letra Marcha: Soldados del 73

Letra Marcha Soldados del 73

Autor: Rosabella Liniers
Compositor Gianfranco



Son hermanos los Infantes,
todas las armas y soldados del ayer
Carabineros, Marinos y Aviadores
Combatientes del 73.

Un sólo cuerpo, un sólo corazón,
noble misión, proteger a la Nación,
la frente en alto saliendo del cuartel,
los soldados del 73.

Ya dió la orden mi General,
para vencer tenemos que luchar,
no ha sido arriada jamás nuestra bandera,
orgullo eterno de nuestra libertad.

En el recuento se hace el silencio,
por los heridos, los caídos que no están,
lo lamento mi Capitán,
mi Sargento no le puede contestar.

La Patria es libre, llegó la paz,
en el desierto, el cielo, azul el mar,
ya nuestros hombres cantan victoria
Combatientes del 73

Ya dió la orden mi General,
para vencer tenemos que luchar,
no ha sido arriada jamás nuestra bandera,
orgullo eterno de nuestra libertad.

Piñera anuncia propuesta de reformas educacional y tributaria, gentileza EMOL

Padre nuestro que estás.....

Archivo del Blog

acount

Nuevo Contador de Visitas

Se produjo un error en este gadget.

A Nuestros Hombres de Armas y nuestros caídos

MARCHA SOLDADOS DEL 73 PARA VER VÍDEO COMPLETO HAGA DOBLE CLIC SOBRE EL.

Libre, Nino Bravo

Ir Mario Montes Papers

Ir Mario Montes Papers
pinchar imagen

Ir comentario Político Semanal

Ir comentario Político Semanal
Pinchar imagen

Si encuentra este libro..léalo

Si encuentra este libro..léalo
vale la pena.....

Pega presidencial pendiente:Justicia

Pega presidencial pendiente:Justicia

Producto Chileno, Producto Bueno

Producto Chileno, Producto Bueno
Además da trabajo a los nuestros.

Usted es el visitante Número