DIFUNDA ESTA PÁGINA.

sábado, 28 de septiembre de 2013

Algunos temas de la contingencia para meditar…






Modelo de Negocios,
por Hermógenes Pérez de Arce.


Algunos insisten en buscarle interpretaciones políticas a la renovada persecución de Piñera contra los militares, pero no las van a encontrar, porque él no es un político, sino un hombre de negocios cuyo negocio es uno solo: ganar él. Sea lo que fuere a lo que esté jugando, que en este momento es conseguir remontar en las encuestas para salir del poder en condiciones de iniciar su campaña Presidencial de 2017 desde el primer día, porque ¿quién otro u otra tendrá el 40 por ciento que aspira a alcanzar él?


Entonces, como la mayoría del país es de izquierda, él hace cosas que complacen a la izquierda, como desprestigiar al 11 y a Pinochet, meter presos a más militares, empeorarles las condiciones "por tres razones" (aunque sean falsas, como "la igualdad ante la Ley", pues están presos contra la Ley; "la seguridad de los internos", pues en ninguna parte estaban más seguros que en Cordillera; y "el más eficiente uso de Gendarmería", pues para eso bastaba trasladar a algunos gendarmes y no a los presos).


Su modelo de negocios consiste además en condenar la fecha del 11 de septiembre y adueñarse del aniversario del "No" que se avecina, confiando en que todo el mundo se haya olvidado de que él se pasó hace 25 años del "No" al "Sí", cuando aceptó ser generalísimo de Hernán Büchi en 1989, candidato del "Sí" contra el del "No", que era Patricio Aylwin. Pero ya nadie se acuerda de eso y hoy Piñera viene otra vez de vuelta y administra el "No" mayoritario de hoy.


No deja de ser comprensible su anhelo de ser Presidente de nuevo, volver a sufrir a La Moneda con banquetes, visitas ilustres, siempre al centro de la escena, auto o carroza a la puerta, un Airbus listo para viajar a cada rato a otros países y desde allá mandar fotos para que salgan en las pantallas y portadas de los diarios y, "last but not least", administrar el medio millón de dólares mensuales que eran, la última vez que los revisé, los gastos reservados de la Presidencia, sin contar con la enorme gratificación de que un escuadrón completo se cuadre y lo salude cuando llega a La Moneda cada mañana y poder decir muchos chistes malos y que todos a su alrededor tengan que reírse como si fueran divertidos.


No cabe duda de que la Presidencia, como "pega", es imposible mejor.


Entonces, cuando uno sigue un "modelo de negocios" como éste no es necesario saber nada de política o de Leyes. Por eso Sebastián Piñera se ha lucido afirmando, junto a la izquierda, que el camino más corto para recuperar la democracia en 1988 era el triunfo del "No", en circunstancias que lo era el del "Sí", pues con éste se terminaba la Presidencia de Augusto Pinochet un año antes. Piñera ignora otras cosas básicas, como lo ha evidenciado al hablar de "cómplices pasivos", una contradicción en los términos, pues si uno es pasivo no puede ser cómplice, ya que para ser esto último se requiere actuar.


Pero todos esos son "pelos de la cola" en comparación con la imagen de ser anti-Gobierno Militar, que es lo que vende en este momento, aunque de paso hunda a la candidata de su sector, criticándola por haber votado "Sí" y obligándola a pronunciarse en lo de la cárcel Cordillera de la manera que menos le conviene, que es apoyarlo a él, pues ya he visto en una mesa de catorce derechistas en que la mitad ya ha decidido no votar por ella debido a que se plegó a la razzia del Gobierno contra los presos políticos uniformados.


No sigamos, entonces, buscándole cinco patas al gato cuando de lo que se trata es nada más que de un negocio: ganar por cualquier medio, aunque sea rindiéndole pleitesía a la izquierda, perjudicando a su candidata y sus partidos y poniéndole la alfombra roja a la Michelle (que ya lo elogió por lo de Cordillera, por supuesto), de paso consiguiendo el pleno apoyo del "comité político" lleno de "cómplices pasivos" que lo aplauden a rabiar por las genialidades que le permiten siempre conseguir lo que más anhela en esta vida: ganar.


Solo un poco más,
por Agustín Squella.


Atendido que me muestro demasiado rezongón ante ciertas conductas urbanas que se expanden como el fuego en la hierba seca y crecida de una pradera, los lectores van a pensar que me estoy poniendo viejo.


Lo que me arrebata es lo que a falta de mejor palabra llamaré "patanismo", un fenómeno que observamos a diario y que tiene variadas e irritantes manifestaciones. Ese término remite a "patán", o sea, a quien tiene comportamientos groseros, toscos, excesivos, y se ha transformado ya en un auténtico culto.


Una insufrible manifestación de patanismo son las conversaciones por celular en alta voz en calles, oficinas, autobuses, vagones del metro, taxis colectivos, salas de espera, restaurantes, cafés, cines, funerales. No termino de instalarme en el asiento del bus que me trae a Santiago y varios de los pasajeros comienzan sus interminables y estrepitosas llamadas. No imaginan las cosas de que me he enterado en esos desplazamientos, de manera que ahora llevo un iPod con música grabada que me permite neutralizar la vocinglería ambiente. Lo que todavía no me decido a portar es una mascarilla para detener los olores de lo que otros pasajeros tragan con avidez. Son tantas las cosas que he escuchado en mis viajes, lícitas y de las otras, que a veces he pensado bajar en Curacaví para poner sobre aviso a Carabineros.


Si usted no utiliza el transporte público y conduce su propio automóvil, tendrá que hacer esfuerzos para encontrar alguna radio en que no haya un par de agitadores conversando a gritos con auditores que cuentan sus vidas a cambio de que les pongan "un tema". Por lo general no se trata de vidas ejemplares, pero ya sabemos que en los tiempos que corren no hay faltas, solo errores, y que haber incurrido en alguno de proporciones transforma al responsable en candidato seguro a un programa de radio o televisión en horario prime .


La televisión abierta es surtidora inagotable de patanismo. Los canales compiten por él tanto como lo hacen por rating . Destemplados alborotadores y alborotadoras en ruedo hacen nata en este medio, disputándose a gritos la palabra, mientras la prensa escrita se televisa cada vez más. Las páginas que dedica no a comentar la televisión ni a informar sobre esta, sino a relatar oscilaciones del ánimo, ascensos, caídas, cuitas sentimentales, violencia intrafamiliar y contratiempos laborales de los llamados "rostros" de los canales, son más que las que destina a cultura y otros tipos de entretención.


Los muros de nuestras ciudades son páginas en blanco para patanes que presumen de artistas populares. En ellos dejan sus acostumbradas y nada creativas huellas, cuando no sus amenazas a un mundo que no ha prestado suficiente atención a sus problemas. Pero siempre hay un erudito que le encuentra sentido y trascendencia a cualquier cosa que aparezca escrita en la calle.


Los restaurantes son escenario predilecto para el patanismo. Exceptuados los que yo llamo "restaurantes de viejos", reciben multitudes de sujetos que hablan a gritos, comen mal, dan a los mozos destempladas voces de mando, y ríen con estruendo y brusquedad solo porque a uno de ellos se le cayó la cucharilla del café. Ni mencionar en este caso el vocabulario de hombres y mujeres, donde "weón" y "weá" no son expresiones groseras, sino términos que suplen palabras que los hablantes ignoran. No es ordinariez lo que delatan tales expresiones, o no solo, sino pobreza de lenguaje.


No solo de estar poniéndome viejo; también me van a acusar de elitista, un término que se ha transformado en arma arrojadiza que lanzar sobre cualquiera que pida hoy un poco más de buen gusto, un poco más de privacidad, un poco más de silencio, un poco más de lenguaje, un poco más de sobriedad, un poco más de paciencia, un poco más de contención, un poco más de responsabilidad.


Solo un poco más.


Ideas delirantes,
por Rolf Lüders.

Desde mediados de la década de 1970, la estructura de nuestra exitosa economía ha ido evolucionando mediante sucesivas reformas. Estas últimas se hicieron al amparo de un amplio consenso nacional. No obstante, actualmente hay quienes quieren volver al fracasado sistema dirigista de antaño y algunos lo justifican sobre la base de ideas delirantes respecto de los fundamentos de nuestra economía social de mercado. 


Hay quienes opinan -basados en la equivocada lectura de nuestra propia historia económica, como también de la literatura teórica y empírica correspondiente- que con mayor injerencia discrecional del Estado se pueden lograr, a grados de libertad personal similares a los actuales, mayor equidad y, al menos, la misma tasa de crecimiento económico.


Para explicar entonces por qué no se ha hecho antes el cambio de sistema económico, surge la siguiente hipótesis de conspiración ofrecida por algunos ideólogos y comunicadores. Sostienen -en una confusión conceptual digna de destacarse- que el crecimiento económico en una economía capitalista sería consecuencia del incremento de la masa monetaria y este último, sería generado por el crédito que otorgan las empresas, incluyendo las financieras, a sus clientes. ¡Es decir, sería de la esencia de nuestro sistema y de interés para los capitalistas, tener a las personas sobreendeudadas!


La hipótesis anterior es totalmente falsa, a pesar de que es cierto que en Chile hay muchas personas endeudadas. La razón del guarismo correspondiente es muy distinta y se explica sin la necesidad de una teoría de conspiración.


El endeudamiento es la forma en que una parte de la población puede consumir o invertir hoy en vez de hacerlo mañana. Esta parte se endeudará en la medida que los beneficios esperados del endeudamiento sean mayores que los intereses que deben pagar a aquella otra parte de la población, que es la que ahorra para hacer posible el crédito.


Los que prestan lo harán siempre que estimen puedan recuperar lo prestado más los intereses. Tan simple como eso. En el proceso se forma un mercado -competitivo, pero no perfecto- al que acuden oferentes y demandantes de créditos. Como es natural, entre otras cosas por la existencia de información incompleta, las esperanzas de deudores y acreedores rara vez se cumplen y siempre habrá clientes que terminan estando, ya sea sobreendeudados o subendeudados. En Chile -de acuerdo con las cifras del Banco Central-, tanto los montos agregados, como la calidad de los créditos se encuentran dentro de parámetros normales. 


Al contrario de lo que sostiene el esquema delirante y de conspiración arriba descrito, en una economía como la chilena el crédito es otro servicio más, cuyo mercado surge naturalmente en su seno y cuya eficiente operación contribuye a lograr los objetivos del sistema. Pero el mercado del crédito presenta importantes asimetrías de información, por lo que conviene regularlo, y eso es lo que se hace en Chile. Es posible perfeccionar esta regulación y de paso, reducir los casos de sobreendeudamiento, para citar una sola materia, dándoles a los prestamistas fácil y oportuno  acceso al monto de las deudas consolidadas de cada potencial cliente.


Diagnóstico energético.


Al ocupar el desafío energético la primera prioridad en los problemas nacionales que urge resolver, es comprensible el interés por las políticas que, de ser elegidos, impulsarían los actuales candidatos Presidenciales. En el caso del documento sobre energía por integrantes del comando de Michelle Bachelet, publicado por nuestro diario, se suma el hecho de ser esta postulación la que encabeza las encuestas conocidas. El diagnóstico del documento -al que falta la aprobación final de la candidata, prometida para inicios de octubre- no contiene grandes novedades, pues detalla temas ya identificados por todos los conocedores: crecientes dificultades ambientales, administrativas y Judiciales; oposición a desarrollar centros generadores y de transmisión por comunidades cercanas a ellos o por grupos de acción (esto, pese a que los altos precios de la energía normalmente deberían atraer inversionistas, y a que, en el caso de la transmisión, esas trabas, en ciertas zonas del sur, incluso podrían dificultar que la potencial nueva energía que se genere llegue a los centros de consumo); se registran problemas adicionales por la falta de conexión del SIC con el SING para optimizar el uso de excedentes en cualquiera de los dos; hay conciencia de los problemas de coordinación con el resto del sistema que enfrentarían las nuevas energías renovables no convencionales (ERNC), cuya corrección requeriría acción del Estado; en fin, se plantea corregir la falta de desarrollo de las fuentes que se prevén abundantes en el futuro, como shale gas y shale oil , además de las que ya sabemos abundan en Chile, como la geotermia, la mareomotriz y la solar.


El documento es especialmente crítico del Gobierno de Piñera, acusándolo de haber "fallado en crear las condiciones mínimas de generación eléctrica que el país requiere". Propone que la mayoría de las soluciones provengan del Estado, para que este resuelva las "fallas y los problemas de coordinación que exhibe el mercado" en esta materia. Así, es partidario de que el Estado avance con fuerza en el proyecto de carretera eléctrica que destrabe los proyectos de transmisión, junto con otras medidas complementarias: un plan indicativo nacional de centrales generadoras; fomento de bolsas de energía para que los ciudadanos la adquieran de las fuentes de generación que prefieran, según el tipo de impacto ambiental que provoquen; uso del mecanismo de proyectos de "interés público" para construir líneas de transmisión para las ERNC alejadas de las troncales; fuerte fomento del ahorro de energía; incorporación de redes inteligentes y de tarifas feed in (instrumento normativo que impulsa el desarrollo de las ERNC, mediante una tarifa especial, premio o sobreprecio por unidad de energía eléctrica inyectada a la red por unidad de generación; así, se interviene el precio recibido por el generador de ERNC; este sistema surgió en EE.UU. en 1978, y ha sido adoptado por aproximadamente 50 países -no sin fuerte debate-, destacándose Alemania, España y Dinamarca); desarrollo de catastros de ubicación de dichas ERNC a lo largo del país.


Con posterioridad a la publicación, el comando de la candidata desmintió que fuera un contenido actual de la propuesta crear una Empresa Nacional de Energía sobre la base de Enap, sin pronunciarse sobre los otros múltiples aspectos divulgados. Pero aunque solo haya sido discutido en el seno de la comisión elaboradora de esta parte crucial del programa, conviene advertir que esta iniciativa es una tentación peligrosa. Desde luego, la ENE sería la encargada de realizar gran parte de ese programa, y Enap es una compañía altamente endeudada, cuyo actual modelo de negocios no es rentable, y a él se le añadirían múltiples actividades adicionales que distan de constituir modelos de negocios factibles para una compañía productiva, y son más bien propias de un Ministerio de Energía. No se precisa cómo podría Enap realizar mejor todo eso, si hoy no puede cumplir bien sus funciones propias. Tampoco se aclara cómo resolvería los conflictos ambientales con las comunidades. Solo se proponen, con cierto voluntarismo, diálogos ciudadanos, sin explicar por qué, al ser promovidos por el Estado, repentinamente alinearían ellos a las comunidades y a los grupos de presión tras la posición del mismo.


Una Enap o ENE con las potestades que se proponen podría transformarse fácilmente en un monstruo burocrático, lleno de proyectos que apunten en múltiples direcciones no necesariamente coherentes, y que, en vez de transferir los riesgos financieros al sector privado, terminaría concentrando una parte importante de ellos en sí misma, con las ineficiencias propias de entes estatales de ese alcance y tamaño.


Desafíos ante retiro de estímulos en EE.UU.


A partir de fines de 2008, y como forma de combatir los efectos de la crisis financiera, la Reserva Federal (Fed) de los EE.UU. se embarcó en tres programas de compras masivas de bonos públicos y privados. Lo anterior tuvo importantes implicancias para los mercados financieros, con fuertes caídas en tasas de interés, una devaluación global del dólar y mayores precios de materias primas, configurándose así un panorama particularmente favorable para las economías exportadoras de esos productos. 


Dicho panorama cambió significativamente a partir de mayo de este año, cuando el Presidente de la Fed indicó que, en un escenario de recuperación económica en EE.UU., la Fed tendría que normalizar el tamaño de su balance, primero suavizando y luego revirtiendo su política. Mayores tasas de interés en dólares en los meses recientes (cerca de 150 puntos básicos en un bono del Tesoro a 10 años plazo) reflejaron la expectativa de que lo anunciado por la Fed se materializaría pronto. En el caso de los mercados emergentes, en un contexto de fuertes salidas de capital, el impacto fue particularmente negativo. Fondos de inversión han retirado cerca de US$ 66 mil millones desde fines de mayo, lo que equivale a un 10% del total de activos administrados. Asimismo, el costo de financiamiento de los países en desarrollo se alejó en alrededor de 75 puntos básicos de la tasa de financiamiento del Tesoro de los EE.UU.,  las acciones cayeron cerca de un 6% en moneda local y las monedas se depreciaron sobre el 5%.


La percepción de un deterioro futuro del escenario externo relevante para los países emergentes se revirtió parcialmente durante la pasada semana, luego de que la Fed postergara indefinidamente la reducción en el ritmo de compra de activos. Este mensaje tranquilizador, frente a mercados que esperaban un ajuste monetario inminente, ha permitido recuperar parte del valor perdido en activos de países emergentes, incluidos los que transa la Bolsa chilena. Los fuertes vaivenes de mercado frente a cambios de expectativas sobre el curso de la política monetaria en EE.UU., sin embargo, ratifican que dicha política es de gran importancia para delinear el escenario externo relevante para economías emergentes como la chilena.


Si bien la fecha exacta de concreción del retiro de estímulos monetarios en EE.UU. es incierta, la consolidación de la recuperación de la economía de dicha potencia hace muy probable que estos lleguen pronto a su fin. La expectativa de que se consolide tal escenario, positivo para Estados Unidos y consecuentemente para la economía global, pero de mayor exigencia para la economía chilena, demanda de nuestras autoridades y dirigentes políticos una actitud cautelosa en sus propuestas y políticas. En particular, el Gobierno debe liderar los esfuerzos para moderar expectativas locales ancladas a un escenario futuro indebidamente optimista, lo que requiere la contención de toda presión excesiva de gasto en el presupuesto Fiscal 2014. Por su parte, las campañas Presidenciales en marcha deben recoger las incertidumbres en el escenario externo, cuidándose de no comprometer recursos en exceso de lo que, razonablemente, puede financiarse en un período dificultoso como el que se anticipa.


Críticas al subsidio al Transantiago.


Un informe de Libertad y Desarrollo ha criticado fuertemente el nuevo subsidio al Transantiago, centrándose en la falta de una evaluación social del mismo, la magnitud del gasto y la ausencia de incentivos para que el Estado impulse una reducción de él. Ante la dimensión del subsidio, observa que si esta fuera una política pública focalizada, sería el programa social más importante del Gobierno.


Contiene este estudio varios elementos válidos, y matices más debatibles. Advierte con razón que hay pocos incentivos a que el Estado reduzca el subsidio, pero es de recordar que este es un máximo; no se necesita gastarlo todo, y Hacienda siempre desea reducir el gasto. En los cuatro últimos años las pérdidas del sistema han caído, por lo que la ejecución del subsidio estaría reduciéndose, pese a que no han mejorado los precios de los combustibles.


El informe plantea, correctamente, que no ha recibido una evaluación social, aunque cabe recordar que los proyectos financiados con "fondos espejo" sí la requieren. Pero no considera, por ejemplo, el valor que tiene un subsidio indispensable para el orden público -¿qué ocurriría si las tarifas subieran 20% sin tal subsidio?- y de largo plazo, para que el mundo político no caiga en tentaciones oportunistas de distraer la agenda del Gobierno de turno, impidiéndole gobernar, como ocurre en EE.UU. con el límite de deuda.


Más de seis años después de la desastrosa decisión del Gobierno en 2007, contrastar el Transantiago con el sistema de micros amarillas pierde cierta fuerza, pues difícilmente sería esa una opción válida hoy. Actualmente circula casi el doble del número de vehículos que antes del Transantiago (en parte por sus deficiencias de implementación), por lo que la congestión reduciría la eficiencia y aumentaría el costo del sistema antiguo. Además, este análisis no considera en sus comparaciones el alza en el precio de los combustibles, costo que representa la mitad de los mucho mayores ingresos actuales del transporte de superficie (incluyendo el subsidio). Este factor no cambiaría con micros amarillas.


En aras de la completitud, este informe debería abordar críticamente los altos costos de personal del nuevo sistema, en que a los operadores se les paga más que el valor de mercado de sus servicios, y ahí habría espacio para reducir costos, aunque la amenaza de un paro del transporte de superficie haría difícil tal reducción.


Convendría asimismo considerar que el subsidio espejo rompe la tradición de no asignar recursos de inversión pública permanentes a sectores específicos. Esta regla tiene la ventaja de que siempre se pueden reasignar recursos según las necesidades, sin rigidizar el uso de ellos. A su vez, tiene desventajas desde el punto de vista de la opinión pública -y, por tanto, políticas-, porque el público desearía que ciertos recursos tuvieran un fin garantizado.


Según un estudio que cita este informe, los subsidios al transporte público no aumentan su uso. Pero en el caso chileno, debido a políticas de Vivienda, quienes conforman los hogares de menores ingresos viven alejados de sus trabajos. Por tanto, el subsidio al transporte público tiene un aspecto redistributivo. Además, aunque un subsidio puede no aumentar el uso, reduce la deserción del sistema.


Muchas de las críticas al Transantiago, en este estudio y otros, recaen en los errores de su implementación inicial, universalmente reconocidos. Los cambios a los contratos realizados durante este Gobierno, más los proyectos de inversiones en corredores y Metro, deberían mejorar la calidad del servicio y, quizá, incluso revertir la baja en el uso del sistema, considerando el costo de la congestión para los automovilistas.


Es este, pues, un buen análisis orientador, pero que debería enriquecerse con enfoques complementarios.


Pueblos bien informados
difícilmente son engañados.

De nuestro Twitter

EMPRENDEDORES RESPONDEN A LAS MENTIRAS DEL OFICIALISMO BACHELETISTA.

#GolpeAlaPyme.

Hágase seguidor de Reacción Chilena

Evelyn Matthei evaluó en CNN los 3 primeros meses de Bachelet…

Impactante: Ex dirigente secundaria sería la joven encapuchada grabada por Carabineros.

LANATA : CARTA A CRISTINA FERNÁNDEZ.

Juzgue usted si Bachelet sabía o no del maremoto... , video gentileza EMOL-

"La desnacionalización del cobre no la hizo Pinochet sino que fue la concertación".

Polémica por video de la Onemi del 27F, Bachelet niega tsunami...Gentileza EMOL.

Bachalet niega tsunami a las 8:59am del 27F
Enter a long URL to make tiny:

Mantenemos este video como un homenaje a Felipe Cubillos .

De nuestras páginas

Estamos en Twitter

Follow reacchi on Twitter

Canción Nacional de Chile completa con todas sus estrofas....

Imagenes de un recuerdo siniestro

Marcha Soldados del 73, con imágenes

PARA VER COMPLETO HAGA DOBLE CLIC SOBRE EL VÍDEO.

Letra Marcha: Soldados del 73

Letra Marcha Soldados del 73

Autor: Rosabella Liniers
Compositor Gianfranco



Son hermanos los Infantes,
todas las armas y soldados del ayer
Carabineros, Marinos y Aviadores
Combatientes del 73.

Un sólo cuerpo, un sólo corazón,
noble misión, proteger a la Nación,
la frente en alto saliendo del cuartel,
los soldados del 73.

Ya dió la orden mi General,
para vencer tenemos que luchar,
no ha sido arriada jamás nuestra bandera,
orgullo eterno de nuestra libertad.

En el recuento se hace el silencio,
por los heridos, los caídos que no están,
lo lamento mi Capitán,
mi Sargento no le puede contestar.

La Patria es libre, llegó la paz,
en el desierto, el cielo, azul el mar,
ya nuestros hombres cantan victoria
Combatientes del 73

Ya dió la orden mi General,
para vencer tenemos que luchar,
no ha sido arriada jamás nuestra bandera,
orgullo eterno de nuestra libertad.

Piñera anuncia propuesta de reformas educacional y tributaria, gentileza EMOL

Padre nuestro que estás.....

Archivo del Blog

acount

Nuevo Contador de Visitas

Se produjo un error en este gadget.

A Nuestros Hombres de Armas y nuestros caídos

MARCHA SOLDADOS DEL 73 PARA VER VÍDEO COMPLETO HAGA DOBLE CLIC SOBRE EL.

Libre, Nino Bravo

Ir Mario Montes Papers

Ir Mario Montes Papers
pinchar imagen

Ir comentario Político Semanal

Ir comentario Político Semanal
Pinchar imagen

Si encuentra este libro..léalo

Si encuentra este libro..léalo
vale la pena.....

Pega presidencial pendiente:Justicia

Pega presidencial pendiente:Justicia

Producto Chileno, Producto Bueno

Producto Chileno, Producto Bueno
Además da trabajo a los nuestros.

Usted es el visitante Número