DIFUNDA ESTA PÁGINA.

viernes, 8 de marzo de 2013

Los Gobiernos de Chávez, Allende y Piñera en tres excelentes columnas de análisis....


La gran herencia de Chavez es sin duda la dilapidación de fondos públicos,
 la corruptela, la expatriación de 2 millones de venezolanos, el pisoteo
 de las libertades, el racionamiento de alimentos, cortes de electricidad
permanentes, una inseguridad agobiante, un odio social irracional y la
dictación de una Constitución que han sobrepasado cada vez que les ha
convenido.



 


Los dos legados del Presidente,
por Andrés Oppenheimer.



La muerte del Presidente venezolano, Hugo Chávez, marcará probablemente el principio del fin de la influencia política de Venezuela en América Latina, pero también es probable que su influencia dentro de Venezuela se mantenga durante décadas.



Contrariamente a la suposición generalizada en los medios de prensa internacionales de que Chávez fue el heredero político del otrora líder guerrillero de Cuba, Fidel Castro, es muy posible que el difunto Presidente venezolano pase a la historia como un fenómeno político más cercano al del hombre fuerte argentino Juan Domingo Perón.



Lo mismo que Perón, Chávez fue un oficial de las fuerzas armadas y un maquinador de golpes de Estado que coqueteó primero con el fascismo, luego se inclinó a la izquierda, y una vez en el poder dio millones a los pobres gracias a un boom mundial de los precios de las materias primas, lo cual lo distinguió de presidentes venezolanos anteriores que solamente habían hecho promesas vacías a las masas empobrecidas del país.



Y, lo mismo que Perón, Chávez era un narcisista -en una ocasión usó 489 veces la palabra "yo" en un mismo discurso, el 15 de enero de 2011- que creó a su alrededor un culto a la personalidad y que impulsivamente regaló miles de millones de dólares en su país y en el extranjero, sin rendición de cuentas alguna, a expensas de destruir las instituciones de su país y gran parte de su economía.



La influencia de Chávez en Latinoamérica durante sus 13 años en el poder creció en una forma directamente proporcional a los precios del petróleo en el mundo.



Cuando él subió al poder, en 1999, los precios del petróleo rondaban los US$ 9 por barril. Cuando los precios del petróleo empezaron a subir gradualmente a más de US$ 80 el barril durante los años siguientes, Chávez empezó a financiar a políticos leales a su causa en Bolivia, Nicaragua, Ecuador y otros países latinoamericanos, y acabó creando su bloque de aliados en el continente, ALBA, que siguieron su modelo narcisista-leninista, que él llamó Socialismo del Siglo XXI.



Hacia 2006, Chávez estaba regalando hasta US$ 3.700 millones al año en América Latina -en comparación con los US$ 1.200 millones de la administración de Bush- para comprar influencia política mientras buscaba respaldo a su fracasado intento de hacer entrar a Venezuela en el Consejo de Seguridad de la ONU.



Muchas de sus promesas nunca se materializaron -como en el caso de un gasoducto que debía ir de Caracas a Buenos Aires, el cual los escépticos bautizaron como el "Hugoducto"- y algunas de sus promesas de enormes proyectos de infraestructura en África y Asia provocaron críticas en su propio país, donde las carreteras y los puentes se desmoronaban.



Pero la influencia de Chávez en el extranjero empezó a menguar después que los precios del petróleo alcanzaron una cifra récord de US$ 146 el barril en 2008. Desde entonces, y especialmente después de que a Chávez le fuera diagnosticado un cáncer a mediados de 2011 y los precios del petróleo bajaron, los petrodólares de Chávez se han confinado a Cuba, Bolivia, Nicaragua, Ecuador y algunas islas del Caribe.



Ahora, con la economía de Venezuela casi hundida en el caos, una tasa de inflación del 30% y pocas probabilidades de que los precios del petróleo alcancen las alturas anteriores, Venezuela tendrá que renunciar a sus ambiciones regionales, por la simple razón de que se ha quedado sin dinero.



Y, sin importar quién gobierne Venezuela en el futuro, los días de la megalomanía populista financiada con el petróleo probablemente han terminado, debido a las tendencias globales en la industria energética.



Según la mayoría de los pronósticos, Estados Unidos reemplazará a Arabia Saudita como el mayor productor de petróleo del mundo en cinco años, lo cual causará una reducción en las importaciones petroleras de EE.UU. y una declinación en los precios mundiales del petróleo. Esto hará difícil a los sucesores de Chávez seguir financiando a los aliados populistas radicales de Venezuela en la región.



No obstante, dentro de Venezuela, el chavismo sobrevivirá probablemente como la mayor fuerza política durante las próximas generaciones. Debido a que los años de Chávez en el poder coincidieron con el mayor boom petrolero en la historia reciente de Venezuela, y debido a que Chávez regaló tanto dinero a los pobres, él tiene más posibilidades de ser recordado como un "campeón de los pobres" que como el populista que destruyó el sector privado del país, ahuyentó a los inversionistas e hizo que Venezuela fuera más dependiente del petróleo que nunca.



De ahora en adelante, de forma muy parecida a lo que ocurrió en Argentina tras la muerte de Perón, la mayoría de los candidatos presidenciales se declararán "chavistas", aun cuando desprecien al difunto ex oficial golpista que fue electo Presidente.



Y, de forma muy parecida a lo ocurrido en Argentina en las últimas décadas, veremos a políticos "chavistas" de todos los colores: izquierdistas radicales, moderados, centristas y derechistas. En los discursos interminables de Chávez, que a veces duraban más de seis horas, encontrarán suficientes citas memorables para respaldar cualquier teoría política.



Guillermo Lousteau, profesor de la Universidad Internacional de la Florida que encabeza el Instituto Interamericano de Democracia, considera que Chávez pasará a la historia no tanto como Perón, sino como Ernesto "Che" Guevara: una figura mítica, pero cuya influencia hoy en día es más romántica que política.



"Chávez se convertirá en un ícono cultural: veremos camisetas con el rostro de Chávez, así como vemos las camisetas con el rostro del Che Guevara, pero su influencia no irá más allá de eso", me dijo Lousteau.



"Chávez ya no está vivo para mantener unido al movimiento chavista, como lo estaba Perón después de haber sido derrocado", indicó Lousteau. "Sin un líder carismático, y con una economía cuesta abajo, el chavismo hará implosión".



Mi opinión: Los ciclos políticos de América Latina tienden a cambiar cada 12 años, y es probable que la muerte de Chávez -combinada con los precios estancados de las materias primas- acelere la decadencia de la "revolución bolivariana" en Latinoamérica.



De la misma manera que tuvimos dictaduras militares en los 70, socialdemocracias en los 80, gobiernos neoliberales en los 90 y chavismo en la primera década del siglo XXI, es posible que estemos entrando a una nueva década, diferente, que ojalá sea de pragmatismo democrático.



Pero la imagen inmerecida de Chávez como el mayor adalid de los pobres en la región -de hecho, países como Perú y Chile redujeron la pobreza más que Venezuela en años recientes, y sin debilitar sus democracias- tendrá un impacto negativo duradero en Venezuela. Como sucede a menudo con los países ricos en materias primas, los líderes populistas florecen durante los booms en los precios mundiales de las materias primas. Luego, cuando bajan los precios de las materias primas y ellos dejan sus cargos -ya sea que los derroquen o que, como en el caso de Chávez, mueran en el cargo-, sus sucesores tienen que tomar medidas económicas impopulares, y los seguidores de los antiguos líderes populistas pueden decir: "Estábamos mejor cuando nosotros estábamos en el poder".



Venezuela no será una excepción a la maldición de las materias primas en Latinoamérica. El populismo de Chávez conservará su popularidad durante décadas. Tomará mucho tiempo, y mucha educación, convencer a muchos venezolanos de que el chavismo era "pan para hoy, hambre para mañana", y que los países de mayor éxito son aquellos que tienen instituciones fuertes, en lugar de hombres fuertes.



A 40 años del desastre de la UP,
por Gonzalo Rojas Sánchez.



En un año de aniversarios, la izquierda tiene claro su diseño: callarse hasta las vísperas del 11 de septiembre, y en ese momento, arremeter con todo.



Evitará así ser vinculada con el proyecto dictatorial marxista, hasta el momento mismo en que crea que le conviene desfigurar la reacción ciudadana, aquella que los civiles comenzamos y que los militares terminaron.



Por anticiparnos a ese diseño comunicacional, algunos seremos acusados y perseguidos -una vez más-, pero a pesar de esos riesgos, no vamos a quedarnos en silencio esperando aquella manipulación.



Fue entre marzo y septiembre de 1973, justo durante seis meses, exactamente 40 años atrás, que el país vivió su peor momento histórico, su más dramática experiencia. Hay que hablar de esos días, hay que contarles a los menores de 50 qué fue todo eso, de qué consecuencias fueron salvados.



Fue el período del desastre completo, del intento de dominación de los poderes Legislativo y Judicial por parte del Poder Ejecutivo, de la sistemática violación de los derechos humanos de todos los opositores, de una deliberada discriminación arbitraria contra los adversarios. Allende, un dictador encubierto en tensa relación con guerrilleros y terroristas, era al mismo tiempo un abierto colaborador de la agresión soviética y cubana. Mientras unos funcionaban en la clandestinidad, otros lo hacían a la luz pública. Pero todos tenían el mismo propósito: subyugar a Chile.



Por eso, estos seis meses deben servir para varios propósitos.



Primero, para asumir que conocer la verdadera historia de Chile es entenderse a uno mismo. Que todos aquellos que sostienen que no vale la pena insistir en el pasado frustran la posibilidad de un diálogo sobre el bien y el mal, porque los acontecimientos no son entelequias, sino encarnaciones. El pasado está en nosotros: es lo que somos, somos lo que fue.



En segundo lugar, porque gran parte de los temas de esa terrible situación del 73 está hoy vigente: hay por delante unas elecciones manipulables (como las de marzo de aquel año), y una nueva ENU que se nos viene (con un controlismo educacional creciente), y una violencia organizada (en La Araucanía y en Santiago, en los campos y en las calles), y una judicatura amenazada (desde dentro esta vez), y un PS que guarda silencio cuando se le recuerdan sus afanes violentistas (por algo será), y una economía que mientras más beneficios otorga, más vulnerable parece a los contradictores que buscan estatizarla (¿para que vuelvan las tres áreas?), y un PC calculador y siniestro (al que muchos miran candorosamente también hoy).



Servirá, además, el recuerdo de aquellos meses del 73 para desvirtuar una torpe afirmación: todos fuimos culpables. No, no es cierto.



Unos se propusieron convertir a Chile en una sociedad bajo control de los partidos marxistas y del Estado. Así lo declararon con todas su letras, y cualquiera puede leer incluso hoy -a pesar de la mayoritaria censura comunicacional y universitaria- los cientos de textos en ese sentido. Otros, simplemente reaccionamos para conservar la dignidad y la libertad. Éramos conscientes de la historia del comunismo en el siglo XX y no estábamos dispuestos a ser esclavizados: tremendo crimen el nuestro.



Cuando algunos gritan que no habrá perdón ni olvido, otros contestamos que trataremos siempre de perdonar, pero que no es humano olvidar: no pretendan que anulemos la vital experiencia del drama causado por Allende, por sus partidos y por su gente.



¿Quieren discutir? Estamos disponibles. Bienvenidos los debates, el gran seminario "sobre el final de la UP", las publicaciones y las conferencias. Es lo que corresponde, es lo ético, es lo histórico.



Trataremos siempre de perdonar, pero no es humano olvidar.



Un buen gobierno,
por John Biehl del Río.

Anda suelto en el barrio un peligroso virus político que se propaga reclamando que, luego de elecciones libres y limpias, se puede y debe gobernar indefinidamente. Más aún, que no existen alternativas. El maltrato que se da a la democracia cuando se le niega ser mucho más que elecciones honestas se manifiesta rápidamente en deterioros en la libertad, en las oportunidades económicas y en la paz interna de los pueblos. Gobernar un país negando la oportunidad de que las minorías puedan llegar a ser mayorías conduce a quimeras y demagogias que en su andar y retórica destruyen la arquitectura democrática.



El gobierno del Presidente Piñera confirma que estamos liberados de ese virus. Chile puede beneficiarse, y mucho, con la alternancia en el poder. La actual administración ha sido buena y oportuna. Su éxito debiera alegrarnos. Excluyo, naturalmente, a los extremos obscenos de la política, aquellos cuyas creencias son verdades únicas que les impiden disfrutar del robustecimiento de la democracia. En su momento no creí en la importancia de este cambio. Lo pensé prematuro.



 Desde Don Patricio Aylwin hemos tenido buen gobierno. El imprimió el sello humanista y liberador de la transición militar a la democracia. Una joya política que los historiadores, con la perspectiva que les es propia, sabrán ubicarlo como singular. Los tres gobiernos que le siguieron mantuvieron el signo de la nueva historia: unidos en la acción, sostenidos por fuerzas centrípetas, con la razón y el diálogo para vencer ese pasado tan arraigado, hijo de la dispersión centrífuga de quienes se sentían llamados, probablemente, por defectos auditivos.



El gobierno de Sebastián Piñera se transforma, entonces, en la primera alternancia y a él corresponde evitar que prevalezcan en su administración sus propios extremos políticos. Su constante llamado al diálogo dentro y fuera de su alianza, a lo que se agregan hechos concretos reiterados en su gobernar, atestiguan que ha cumplido sobradamente. Sin duda, también en su sector despertó la vía de los iluminados, aquellos que confunden alegremente la sombra de la bota con el diálogo y el compromiso.



 Serán los cientistas sociales los que podrán comparar, objetivamente, los logros de los gobiernos de Frei, Lagos, Bachelet y Piñera. Existen reglas para ello. Hay formas de definir los períodos en que les tocó gobernar. Maremotos y terremotos, crisis externas o internas, empleo y pobreza, salud y lo que usted quiera. Desde que los norteamericanos decidieron medir todo para entenderlo mejor, el tamaño importa. El hombre políticamente racional no existe. El que vota es políticamente emocional.



Se ha acelerado la inclusión en los beneficios del desarrollo en todos los campos. Entre las metas posibles a mediano y largo plazo están los niveles de desarrollo de los países nórdicos. Encontrar el camino justo para que el egoísmo no lo concentre en pocos o la repartición demagógica les quite todo a todos parece ser el objetivo del reto político que Chile tiene por delante.



El comportamiento ciudadano, alentado estos días por el mundo de las redes sociales, tiene como sus pantallas grandes la televisión y la primera plana de los diarios. Es un universo donde el exhibicionismo y la pretensión no tienen límites; donde la tragedia y el éxito se comparten con niveles impúdicos de exageraciones, medias verdades o distorsiones completas. Las próximas elecciones podrán ser ganadas por el mejor drama, el llanto más desgarrador, la denuncia más canallesca. Todo vale en un mundo de emociones.



La última vez que tuvimos sistema electoral proporcional elegimos sucesivamente todas las ofertas del sistema político, destruyendo cada uno de los gobiernos en oposiciones desproporcionadas: González Videla, Ibáñez, Alessandri, Frei, Allende. La Concertación ya se dividió y comenzó el camino del ayer. Prefirieron castigar a un hombre bueno y a un nombre grande. Juntando rencores malignos, cabalgando la ignorancia supina. Que en la Alianza suceda lo mismo, no está lejos. El mal profundo está en otra parte. Mientras no exista una reflexión ciudadana real, es preferible continuar con gobiernos centrípetos. Se trata de la única vez en que los partidos están obligados a negociar de cara al país.



Día internacional de la Mujer.
En el día consagrado internacionalmente a homenajear a la Mujer, deseamos a todas nuestras compatriotas y a todas las féminas del mundo un día, que ojalá se haga extensivo a los 365 del año, todas las felicidades que puedan existir en el mundo.



Nota de la Redacción:
Nuestra visión de que el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera ha realizado una excelente gestión en beneficio del país y de los más desposeídos, no quita que seamos muy duros para juzgar el incumplimiento de algunas promesas, como las hechas en el Circulo Español  a los militares en retiro, o que nos inhibamos de criticar los absurdos homenajes que se han realizado al fallecido dictador de Venezuela, Hugo Chávez,  los ridículos 3 días de duelo nacional o que nos parezca aceptable que nuestro Mandatario vaya a las exequias del ex dictador.


Seguimos en nuestras vacaciones....



Seguimos de vacaciones, las que solamente hemos interrumpido por la noticia del fallecimiento del tirano dr Venezuela, Hugo Chávez Frías, y el singular traspaso del poder a Nicolas Maduro Moros, en clara contravención a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela que establece que debió haber asumido el cargo vacante el ex militar Diosdado Cabello Rondón, Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela.



Pueblos bien informados
difícilmente son engañados. 


De nuestro Twitter

EMPRENDEDORES RESPONDEN A LAS MENTIRAS DEL OFICIALISMO BACHELETISTA.

#GolpeAlaPyme.

Hágase seguidor de Reacción Chilena

Evelyn Matthei evaluó en CNN los 3 primeros meses de Bachelet…

Impactante: Ex dirigente secundaria sería la joven encapuchada grabada por Carabineros.

LANATA : CARTA A CRISTINA FERNÁNDEZ.

Juzgue usted si Bachelet sabía o no del maremoto... , video gentileza EMOL-

"La desnacionalización del cobre no la hizo Pinochet sino que fue la concertación".

Polémica por video de la Onemi del 27F, Bachelet niega tsunami...Gentileza EMOL.

Bachalet niega tsunami a las 8:59am del 27F
Enter a long URL to make tiny:

Mantenemos este video como un homenaje a Felipe Cubillos .

De nuestras páginas

Estamos en Twitter

Follow reacchi on Twitter

Canción Nacional de Chile completa con todas sus estrofas....

Imagenes de un recuerdo siniestro

Marcha Soldados del 73, con imágenes

PARA VER COMPLETO HAGA DOBLE CLIC SOBRE EL VÍDEO.

Letra Marcha: Soldados del 73

Letra Marcha Soldados del 73

Autor: Rosabella Liniers
Compositor Gianfranco



Son hermanos los Infantes,
todas las armas y soldados del ayer
Carabineros, Marinos y Aviadores
Combatientes del 73.

Un sólo cuerpo, un sólo corazón,
noble misión, proteger a la Nación,
la frente en alto saliendo del cuartel,
los soldados del 73.

Ya dió la orden mi General,
para vencer tenemos que luchar,
no ha sido arriada jamás nuestra bandera,
orgullo eterno de nuestra libertad.

En el recuento se hace el silencio,
por los heridos, los caídos que no están,
lo lamento mi Capitán,
mi Sargento no le puede contestar.

La Patria es libre, llegó la paz,
en el desierto, el cielo, azul el mar,
ya nuestros hombres cantan victoria
Combatientes del 73

Ya dió la orden mi General,
para vencer tenemos que luchar,
no ha sido arriada jamás nuestra bandera,
orgullo eterno de nuestra libertad.

Piñera anuncia propuesta de reformas educacional y tributaria, gentileza EMOL

Padre nuestro que estás.....

Archivo del Blog

acount

Nuevo Contador de Visitas

Se produjo un error en este gadget.

A Nuestros Hombres de Armas y nuestros caídos

MARCHA SOLDADOS DEL 73 PARA VER VÍDEO COMPLETO HAGA DOBLE CLIC SOBRE EL.

Libre, Nino Bravo

Ir Mario Montes Papers

Ir Mario Montes Papers
pinchar imagen

Ir comentario Político Semanal

Ir comentario Político Semanal
Pinchar imagen

Si encuentra este libro..léalo

Si encuentra este libro..léalo
vale la pena.....

Pega presidencial pendiente:Justicia

Pega presidencial pendiente:Justicia

Producto Chileno, Producto Bueno

Producto Chileno, Producto Bueno
Además da trabajo a los nuestros.

Usted es el visitante Número